viernes, 24 de octubre de 2008

DOKTOR FAUST. OPERA. SEVILLA



Sevilla atesora noches hermosas. Ayer fue una de esas noches mágicas, de dulces aromas , de cuasi perfecta temperatura, de sublime luz en el más hermoso escenario, sus calles. Y anoche la mágia se completó con el arte, el saber, la música, la literatura, la filosofía.

Sin esperar lo que deseaba, me encontré recibiendo la leyenda antiquísima del Doktor Faust, ópera del ítalo-germano Busoni. Dos horas y media de duración para una historia siempre viva. La producción de la Staatsoper Unter den Linden de Berlín, estrenada en tierras germanas en 1999, representada en Nueva York y debutando por primera vez en España en el sevillano Teatro de la Maestranza.
Permanezco hoy ensimismada en la escena, en las palabras cantadas, en los espíritus mundanos y en la naturaleza del hombre que , abatido, desea la acción, otorgando su eternidad al diablo en busca de la felicidad absoluta. Un sueño tan repetido, un actuar constante.

Fausto es leyenda germana por antonomasia, recreada por Goethe con la genialidad de la universalidad, tiene otras versiones como la de Marlowe, o la cinematográfica- bellísima- de Murnau.
La ópera se basa más en la versión de Marlowe, incluyendo matices de la leyenda popular en sí.

Los protagonistas estuvieron a la altura de las circunstancias, sobresaliendo a mi entender Robert Brubaker, como Mefistófeles y el bajo Matthias Hoelle, como asistente de Fausto y después como Rector Magnífico. El difícil papel de Faust , recreado por C. Robertson, se ajustó a lo requerido.
Maravillosa fue la escenografía, el vestuario y la iluminación, recreando un submundo espiritual casi onírico, que recordaba a Metrópolis de Fritz Lang.
La portentosa voz de la soprano Mary Wills se empañó con una no correcta articulación del idioma alemán.

La música, en momentos excelsa, sólo con alguna excepción en la que devoraba a algún cantante. Y es que lo perfecto, como reconocía un Fausto ya casi acabado, no puede alcanzarlo el hombre.

Podemos soñar y casi tocar la belleza, pero la perfección es la gran quimera.

No quisiera terminar sin mencionar el por qué , según mi entendimiento, de la actitud de parte del público, que no anduvo a la altura de la obra:
Quejas por el idioma - " es que está en alemán "-; por la duración - muchos no duraron en sus asientos hasta el final-; por la traducción - el panel que índicaba el libreto en español tuvo dos fallos y apareció en alemán- ; por la música en los cambios de escena- se ponían a charlar-... En definitiva, que en alguna ocasión me abochorné de una sociedad sevillanísima que no supo, en algunos de sus elementos, estar a la altura de las circunstancias.
El motivo, es el desconocimiento de otra cultura, de la germana, de su idioma, y de una leyenda y obra que le vino grande a una parte de la ciudad. Me preguntaba qué pensaría alguno si "El Tenorio" se representase en polaco, por ejemplo. Ésto empañó mi gozo, para seguir constatando los contenidos filosóficos del Fausto.

Rompiendo moldes, el final fue carismático rayando lo cómico. Ya Fausto con su hijo muerto fuera de este mundo, aparece Mefistófeles y se dirige al público con una pregunta- respuesta hablada:

" Este hombre ha debido tener un accidente ".

Genial. Quedan dos representaciones, repetiría ambas. Y , por favor, absténganse los amigos de la ópera del " figureo ". Gracias.

18 comentarios:

sallopilig ref dijo...

comprendo perfectamente, dos funciones en una, una la de Fausto, otra la del atrio,,,

Una lástima no pode verla. Envidia sana me das.

Alfaraz dijo...

En lo de evitar el figureo tienes la batalla perdida Morgentot.
Me imagino que la ópera será mas o menos como la otra Maestranza un Domingo de Resurrección por la tarde.

.

Marta Salazar dijo...

"Fausto es leyenda germana por antonomasia", aunque el verdadero Fausto, el inspirador... era checo

:)

Un abrazo fuerte!

Morgenrot dijo...

Querida Marta; según he leído y tengo entendido el Fausto histórico nació probablemente en 1480 en la ciudad de Knittlingen, situada en el actual Estado alemán de Baden-Württemberg.

Como es un personaje que me atrae muchísimo, si tienes algún dato que desconozca, te agradecería me lo indicaras.

Un beso y gracias

Morgenrot dijo...

Sallopillig, ¡ qué me cuesta escribir tu nombre !,efectivamente en un mismo sitio y hora , se dan funciones distintas, en función de los receptores.

No quiero darte envidia , aunque sé que es sana. Si algún día vas a Berlín, suelen escenificarla y muy bien en el Palacio de la ópera de la avd. Unter den Linden, que significa " bajo los tilos.

Un beso

Morgenrot dijo...

Alfaraz, mi apreciado Alfaraz.
Tengo muchas batallas perdidas y sigo insistiendo, perdiendo más, pero " el que nace lechón, muere cochino ".

Por cierto, eres único haciendo símiles. Das en el clavo.

Saludos más que afectuosos

Cristian dijo...

Hola Morgenrot,

Quería decirte que me gustó mucho la cita de Lispector. También te respondí a tu nota sobre las heridas y el exilio.

Bueno cruzarse contigo en estos pasillos.

Beso

ANA DE LA ROBLA dijo...

Unter den Linden... ese bellísimo texto de Christa Wolf.
Acabo de volver de la ópera en Bilbao, una muy buena Ariadne auf Naxos que seguro te hubiera encantado.
He dejado en mis Victorias un "concurso" operístico, precisamente. Si te apetece pasarte...
Besos grandes, bella.

Morgenrot dijo...

Cristian, dichosos los ojos que te leen.

Sobre el pasado y el presente cuando hay heridas no cerradas, justo acabo de adquirir un libro de Levi " Los hundidos y los salvados " que puede complementar tu buen post. No sé si lo has leído.

Un fuerte abrazo

Morgenrot dijo...

Ana, a Unter den Linden me iría ahora mismo sin equipaje. Disfrutar de Berlín y vivirla es un sueño.

Tu invitación está ya aceptada y respondida como he podido, tu dirás, meine Lehrerin.

Besos con música y libretos alemanes.

ONDA dijo...

Este verano comencé el Fausto y me quedé en las primeras páginas; he de intentarlo de nuevo no se si con alguna ayuda por tu parte en ese entusiasmo siempre necesario para determinadas acciones.
Cuidate.

Bowman dijo...

Al final, mein Schatz Morgenrot, vas a conseguir que vaya a la ópera.

No, jamás he asistido a una. Efectivamente el hecho de que se representen en alemán o italiano me hace difícil seguirlas, aunque sé que si están bien realizadas, no voy a perderme nada. Pero, en fin, escucho pasajes en disco, y me gustan, leo las historias, y me gustan... quizás deba ir alguna vez.

Tambien he de confesar cierta decepción desde hace años por los músicos, habiendo conocido algunos y viendo su comportamiento fuera de escenario, se me hace todo muy falso cuando les veo interpretar una sinfonía. Por lo que conozco (digamos que vivo del mundo musical y discográfico), resulta increíble el contraste de comportamiento entre los Iron Maiden (auténticos gentleman ingleses) con la chabacanería soez de muchos integrantes de la ONE. Y eso me ha tirado mucho para atrás, al igual que la soberbia o el divismo de algunas sopranos y algunos tenores (se echa de menos a Señores como Kraus, la verdad).

Pero, si tú me lo aconsejas, buscaré alguna para acudir. Quizás pruebe con Wagner (aunque sólo sea por lo que me gustó Apocalypse Now y porque es la melodía que llevo en el móvil, je, je)

Morgenrot dijo...

Onda, si me permites, te diría que el Faust es tan ¿ necesario ? , quizás, sí alimento para el alma y la mente. Una de las obras universales de las que la humanidad debe agradecer al genio, a Goethe. Imprescindible.

Desconozco qué edición tienes y el autor. Mi modesta recomendación es la edición " completa " que hay en Cátedra , del Fausto de Goethe. Empezar por los preámbulos fabulosos de Cátedra, te introduce en otro mundo, otra cultura diferente a la latina. Por éllo, nos parece tan inaccesible.
La primera parte de la obra es muy diferente a la segunda, que es la parte clásica o helenística, diríamos, y es más difícil , requiriendo, a veces, doble lectura. Tiene un gran contenido filosófico.
Es obra culmen de la humanidad. Si lo consigues, te alegrarás de por vida. Llenará muchos espacios mentales y entrarás en el inicio de la cultura del norte de europa, tan rica, y tan necesaria para una mayor plenitud.

En fin, cuando te apetezca, siempre empieza con todo el preámbulo de Cátedra. Es fundamental.

Espero que algún día, podamos volver a hablar del Doktor Faust, de nuevo. Me alegraría.

Morgenrot dijo...

Bowman, ¡ mi niño es la repera !, si empiezas con Wagner te vas a aficcionar de tal manera que no te vamos a poder sacar de la ópera.

También Verdi o la Flauta Mágica de Mozart son buenos inicios.

Normalmente, colocan un panel con la traducción al español del libreto, pero te recomiendo que sepas algo de la trama antes de empezar.
Seguro que te encantará.

Distinto es lo que comentas de los músicos, una vez sin instrumento , son personas como otras. También me he encontrado con algún que otro " monstruito" músico, de quién te preguntas, " Pero, ¿ este ser insensible es músico ?, y es que la técnica, el oído y el solfeo no te ofrecen "per se" los buenos valores humanos.

Disfruta de la música, Bowman, y te olvidas un poco del coche y de las tiendas de ferreterías...Todavía me estoy riendo de tu post y el famoso video. Es más, se lo voy a enseñar ahora a mi marido que acaba de llegar.
Otro beso...

ONDA dijo...

La edición que tengo es de Editorial Libra, Colección Púrpura a modo de libro de bolsillo.
Con un pequeño prologo.

No parece que sea la edición más adecuada.

Catedra me recomiendas; esa editorial es la que creo sería más adecuada para la divulgación de la obra de Adriano.

Cuidate.

Morgenrot dijo...

Onda, mi modesto entender me indica que sí, que Cátedra es muy recomendable en tanto tiene unas introducciones y explicaciones que "preparan " allector para disfrutar de pleno a un autor y su obra.

Saludos afectuosos

Alberich dijo...

Por lo visto, compartimos esas dos horas y media de puro disfrute.
Yo también estaba^^
Un placer.
Saludos.

Morgenrot dijo...

Me alegro,Alberich.

Lo repetiría con ansia, una vez al mes, por lo menos.


Un saludo de Sevilla a Sevilla.