sábado, 6 de septiembre de 2008

EL CREPÚSCULO DEL VERANO



De vuelta a casa, maletas en ristre, una tarde de finales de agosto. Rememoras el verano, sospechas su extinción. Un ocaso de increíbles destellos naranjas te constata el crepúsculo cercano del estío.

Vivimos bajo la máxima del " todo pasa y todo llega ". Lo que queda del pasado, poco es, lo guardamos en un interior cada vez más tierno y repleto.
¿ Qué es lo que merece la pena ciertamente ? ... probablemente matices inmateriales aún inefables, y que algunos se irán dejando percibir con temporal lentitud.

Cada estación se repiten unas estructuras. Somos animales de costumbres y modas. Actos reiterados miles de veces por cientos de miles . Nos dejamos llevar, mecidos en el hábito de lo abarcable.

Ya se presagia el crepúsculo del verano.
Ya arriba el equinoccio de Otoño.


15 comentarios:

Fair Lady dijo...

El otoño también tiene su encanto, su suave y cálida tonalidad nos hace más susceptibles al apego dando paso a nuevas vivencias. Emociones delicadas compiten con las impetuosas del estío... y así cíclicamente hasta el fin de nuestros días.

Evidentemente “somos animales de costumbres", tal como dices Morgenrot.
¿Qué merece la pena? A veces nos frenamos ante lo desconocido por miedo a fracasar, lo aparcamos en la maleta esperando poder abrirla algún día, aunque si esperamos demasiado, esos sueños se apolillan.

Un fuerte abrazo querida amiga

Ane dijo...

A mí me encanta el verano con todo lo que conlleva pero, sobre todo, por las horas de luz que me permiten vivir intensamente cada minuto del día y que me llenan de energía. El otoño ya me va quitando esa energía y el invierno es una estación en que cada día pido que las horas pasen deprisa para que llegue la primavera....La vuelta a la rutina es dura, pero sabremos sacar lo mejor de todo, ¿o no?

Bowman dijo...

Tan sólo espero que el otoño me de la oportunidad de cumplir los sueños aparcados en verano antes de que, como dice Fair, se apolillen.

El otoño merece la pena. Verano es sólo un intermedio de nuestras vidas reales. En otoño volvemos a nuestros yo, saliendo de las hayas en las que buscábamos sombra, para poder ver el bosque desde fuera, y comprobamos entonces su belleza cuando amarillea y enrojece.

Küssen

Morgenrot dijo...

Mi querida fair Lady:
personalmente, me encanta el otoño, y me agradan sobremanera tus hermosas palabras, siempre tan atenta y positiva.


Espero que tengamos un buen otoño, y que lo disfrutemos.

Un abrazo

N.b.: he recibido tus e-mails, pero el de la mariposa no me permite abrirlo y se me bloquea el ordenador. Seguiré intentándolo.
Gracias por todo, Ana.

Morgenrot dijo...

¡ Hola , Ane ! ¡ Cuánto tiempo !, creo que no nos leemos en todo el verano.

He visto que has cambiado, como en mi caso, la imagen del blog. A ver si ahora tengo un ratito para leer tus últimas entradas que, a priori, me han parecido muy interesantes.

En mi caso, no me gusta el verano , ni la luz. Creo que me equivoqué de lugar de nacimiento..., y me gusta el frío, la lluvia, el otoño y el invierno.

Me alegro de volverte a ver por éstos lares y deseo que sepamos obtener lo bueno de cada circunstancia, como bien dices.

Un fuerte beso, Ane y hasta pronto

Morgenrot dijo...

Mi querido y admirado Bowman - de lo más ingenioso del mundo bloguero-.

Antes que nada, ¿ para cuando una entrada de las tuyas ? añoro un nuevo escrito. Lo que no significa que te meta prisas, ¡no!, al revés, a veces, mientras más tardas, con más ganas leo tus " cosillas ", de las que siempre aprendo algo...

Sí te deseo que tus sueños se cumplan, pero creo que hay que saber darle tiempo al tiempo. También tengo mis sueños, a veces los veo lejanos, otras pienso ¡ nunca se sabe !

Bonitas palabras las tuyas.
Un enorme beso

Nuncio Tamallangos dijo...

Querida Morgenrot,

gracias a tu post en mi blog, he iniciado la andadura en el idioma alemán. ;-) Ya te mantendré al tanto de mis progresos.

Ah, y ya he podido comprar el libro que recomendaste. Ya pasé del prólogo. También te mantendré al tanto de mis progresos en esto.

Un besote

Morgenrot dijo...

Nuncio, ¿ por qué será que nada más empezar a leerte obtienes de mí una sonrisa ?

Para ayudarte con el alemán, lo que quise decirte en tu blog, es que no podía escribir en esos momentos, pero que estaba allí, en tu espacio, leyéndote. El por qué es que tengo pocos momentos libres en soledad.

Me agrada en sumo grado que tu biblioteca se haya "agrandado".

Continúo con la misma sonrisa y buen ánimo que me has dejado.

Hasta pronto

Peggy dijo...

si ; ya se presiente el otoño:)

JL Martínez Hens dijo...

Pues, sí ya se huele a Otoño.

Fair Lady dijo...

Vaya Morgenrot, siento que te de problemas el fichero, te puedo asegurar que no tiene virus:-), no sé dónde estará el problema. Te lo reenvío a ver si funciona esta vez.

Besos

Morgenrot dijo...

Peggy , ¡ Qué alegría leerte !, ya te echaba de menos.

He cambiado mi ordenador y ya no te tenía entre mis enlaces, ahora ya te he añadido y podré ir a visitarte en ese maravilloso blog que tienes.

¡ Es que hay que echarle tiempo a esto de los blogs ! y a veces falta ese tiempo tan deseado.

Espero que con el inicio de los colegios esté más tranquila y este Otoño que se nos viene encima estemos más en contacto, y ¡ qué venga bien !

Un fuerte beso

Morgenrot dijo...

José Luis, ¿ qué tal ? tiempo hace que no nos leemos y te añoraba como a otros muchos.

Como le decía a Peggy, espero que con los niños ya en el colegio tenga un poco de tiempo para poder acudir a tus lares, y saber más de tí.

¡ Qué tengamos un buen Otoño !

Un fuerte abrazo

zoraida999 dijo...

Personalmente y esto parece que lo voy repitiendo en esta semana por donde paso, me gusta mas que la primavera que me da alergia..... aparte de los colores y el romanticismo, es idela para pintar y es un volver a comenzar o retomar lo que no se termino el año anterior. Para mi empieza el año aqui en Septiembre con el nuevo curso.

Morgenrot dijo...

Pues en mi caso, Zoraida, viviría eternamente en otoño y en invierno, quizás estas preferencias me lleven algún día a emigrar al norte del mundo.

Saludos