domingo, 13 de enero de 2008

EL RIZO ROBADO


Me encontré con este poema de Alexander Pope hace ya algunos años, leyendo a Steiner. Lo guardé en la memoria y ahora lo expongo:

EL RIZO ROBADO. CANTO IV

Un constante Vapor sobre el palacio flota;
Extraños fantasmas se alzan entre las brumas;
Terribles, como sueños de eremitas en cuevas encantadas,
Claros como visiones de doncellas que expiran.
Ahora enemigos fieros, serpientes en torcidas espirales,
Espectros demacrados, tumbas abiertas y purpúreas llamas:
Ahora lagos de oro líquido, escenas elíseas,
Cúpulas de cristal y ángeles dentro de máquinas.


Inmensas multitudes se ven por todas partes,
De cuerpos transformados en cóleras diversas.
Aquí teteras vivas con un brazo extendido,
El otro recogido; el asa éste y aquél el pitorro:
Allí un puchero avanza, cual trípode de Homero;
Aquí supira un jarro, y allá una urraca habla;
Los hombres paren hijos, en portentosa hazaña,
Y las jóvenes, convertidas en botellas, piden a gritos un corcho.

10 comentarios:

Alfaraz dijo...

No lo conocía. Tan sólo a su probable bisnieto Karl Poper, así que gracias por la recomendación.

De los versos -probablemente magníficos- no he entendido nada. ¿Una visión del infierno quizás?
Pero claro: la culpa es mia, pues es harto improbable que Alexander Pope pensara jamás verlos traducidos al castellano.

.

Morgenrot dijo...

Alfáraz, me parece que te acercas a la interpretación de la poesía.
El autor la escribió como crítica a los bailes de salón.
Creo que dichos bailes , salvo alguna excepción, debían ser- y en la actualidad, también- como la anselasa del infierno: todo un desfile de pecados, envuelto en pseudo belleza-placer, y ostentación económica.
Lo que más me llama la atención , es que Pope escribiera ya en esos tiempos, de forma tan surrealista y deconstructiva.
Tengo el original en inglés.

Joaquín dijo...

Desde esta perspectiva me recuerda el artículo de Larra "El castellano viejo", que explica también cómo eran los almuerzos entonces...

Morgenrot dijo...

Joaquín, ¡qué horror! , lo de "El castellano viejo" se revive tantas veces...; Yo lo paso muy mal en ese tipo de situaciones. Esas invitaciones de , perdón, " piojos resucitados" son una penitencia, como bien decía Larra.
Lo peor es que es lo que abunda, mejor dicho, lo que te encuentras siempre, salvo excepción que confirme la regla.
He intentado, intento y procuraré seguir intentando, educar a mis hijos según los modales en los que a mí me educaron. Es difícil, teniendo en cuenta que reciben mensajes muy diferentes con tanto medio de comunicación.
En la cena de Nochebuena, que hicimos en casa, sólo la familia, me congratulé de que cada uno sabía comportarse, y éso ya es algo.
Dios permita que dure y mejore.

Claudia Avila Morales dijo...

Son burlas de Alexander Pope a las historias oníricas de hadas, diría , mas exactamente de sílfides, no son visiones del infierno.

Gracias por este articulo, hacen falta muchas fuentes de textos de este autor, es una lastima, pues en un genio literato.

Morgenrot dijo...

Gracias Claudia por tu aportación.

Me dejé llevar por Steiner y por la propia biografía de Pope ( sus circunstancias personales le marcaron con fuerza ) para la interpretación que le dí.

No obstante, habría que preguntarle al propio autor, que tanto de onírico introduce en el poema , qué es lo que le rondaba en la cabeza.

Estoy de acuerdo contigo en el desconocimiento que se tiene , en general, sobre muchos autores valiosísimos, que no nos
" venden " en ese marketing de
" guerra" en el que estamos inmersos.
Encantada con tu visita, te envío saludos muy cordiales desde España.

isbelle dijo...

¿de quién es la traducción que ofreces? sabes si está traducido al español en alguna edición fiable? Gracias y buen blog!

Morgenrot dijo...

Estimada Isbelle;

La traducción la tomé del libro del Steiner " Errata, examen de una vida " y este libro, de la editorial Siruela, a su vez, fue traducido por Catalina Martínez Muñoz.

No conozco más traducciones, pero deben existir.

Gracias y un cordial saludo,

Átame por demás dijo...

A la poesía, no hay que explicarla ni comprenderla. Ella es un devenir del interior fantástico y artístico del poeta.

Aurora Romero dijo...

La poesía es difícilmente interpretable, pero un escritor necesita que lo entiendan , en caso contrario, qué fin tiene su obra ?