jueves, 3 de enero de 2008

EL CANTAR DE UN TRISTE JUDIO


Cada vez que escucho esta canción, me pregunto por el sentido del posible diálogo en el que pueda consistir.
Parece que el hombre habla a Dios, después es Dios el que se manifiesta, y sigue uno y Otro en continua comunicación. Todo un enigma .

5 comentarios:

Alfaraz dijo...

Creo que te acercas bastante a la interpretación. La Avalancha es la que tira al Hombre de su columna, que acaba reconociendo.

De Cohen mi favorita es "First we take Manhattan, then we take Berlin"

.

Morgenrot dijo...

Alfaraz, me dejas " de piedra" con tu comentario. Me encanta lo que dices.
Por favor, me puedes explicar mejor "que el alud es lo que tira al hombre de su pedestal".
¿ Crees, como yo, que es un diálogo entre el ser humano y Dios?

Si Dios quiere ´algún día tomaré Manhattan, y después, Berlín.

Me ha sorprendido gratamente tu comentario, denota gran sensibilidad. Gracias

ana dijo...

vengo de diosas-nubes.Me ha emocionado que una de tus películas sean los jueves milagros.Pepe Isbert con barba maltrecha pisoteando las coles del alcalde es una de mis escensa.

Morgenrot dijo...

Ana, a mí también me ha alegrado que te fijes precisamente en esa película.
La parodia que montan con las apariciones y la idea de las mísmas, en ese pueblo de la España profunda, es sencillamente genial.
Sólo acordarme de Pepe Isbert, me da la risa.
En la realidad que tenemos, a veces, cuando se organiza alguna celebración, normalmente ridícula, en la que la gente no se arregla, sino que "se disfraza", miro el entorno y pienso: "Los jueves, milagro".

Alfaraz dijo...

Pues si, simplemente decía que por la letra de la canción parece que se trata de algo así como una conversión.
Tampoco creo que esté haciendo una interpretación, simplemente es lo que oigo en la letra.

Salu2.