miércoles, 19 de noviembre de 2008

ESFERA ONÍRICA


Dormir, a todos nos pertenece.

¿ Soñar ? no es factible para todos.

Los hay que no sueñan, y éstos causan el delirio a los del ensueño.

El sueño es un mensaje que uno mísmo se envía,

anuncios inherentes a los conocimientos y experiencias .

El soñador es el que mucho sueña, que no el que discurre ajeno a la realidad.

Es el realista quijote, idealista, utópico o fantástico , frente al realista puro.


Decía Goethe :

" Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas ".

Los deseos se reflejan en lo onírico, como el dolor, la ira, el amor... todo está en la esfera del mensaje interior.

Soñadora soy , pues mucho sueño.
Multitud de elementos intervienen, se enredan.
Es la vida del consciente y del subconsciente.

Sueño con el Ángel .
Aquél me contemplaba sereno, lento, tiempo muerto...
Y me deleitaba..., Él me legó la paz, quietud, pasión y un gran silencio.
Su regalo perduró ya despierta y aún se halla en mi recóndito ser.

Sueño con Él,
en sobre blanco su carta me traía,
sorprendida fuí , estando detrás de mí,
su respiración en mi sien izquierda,
profunda , intensa, me izaba...
Azul las letras de su corto mensaje,
una confesión.
Mientras, la dicha me tomaba.

Y una voz interrumpe,
" Es tarde , levanta "
¿ Tarde ?
Todos los términos son relativos, pensé.


¿ Quién no continúa con Calderón ?

"Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi."
.
Del destino poco o nada sabemos, ¿ tarde ?, ¿ quién, cuándo, cómo, dónde? si fluctuamos vulnerables en lo desconocido.

13 comentarios:

gutiforever dijo...

Oggi mi sono alzato tismisuratamente tardi

Ho guardato le mie mani
Ho indagato il mio scheletro

L'orizzonte non aveva senso
Il sole bruciava i soffitti delle case

Per strada
né i cani né i panettieri hanno voluto raccontarmi
il modo in cui era morta l'alba


Llueve, no hay nadie frente a la Fontana de Trevi, y a lo lejos se oye como un susurro senza fine....

Nuncio Tamallangos dijo...

Querida Morgenrot,

Lo realmente mágico de los sueños es que todo es posible. Incluso, no me extrañaría que el Ángel de tu sueño, a su vez, sueñe que tu le visitas, y eres tú quien respira en su sien y le envía un mensaje.

Beso onírico.

ONDA dijo...

Preciosas palabras hoy precisamente me lo recuerda google, nacio Magritte,
surrealista plastico.

Aunque ellos hacían en obra unos sueños que quizá nunca tuvieron.

Un abrazo.

Tu prosa es bellisima.

misántropo dijo...

El sueño es una evasión
de nuestras pobres miserias
dejando las cosas serias
habandonadas en un rincón.

El sueño es una escapada
del invierno que nos congela
de las dudas que nos desvelan
de la rutina que nos atrapa.

El sueño es como la niebla
translúcida que se evapora
en cuanto llega la hora
de hacer cuenta sincera.

Mi argumentación se desmonta
como dijo no recuerdo quien:
los sueños no se cumplen
la mayoría sólo se roncan

misántropo dijo...

Corrijo:
Abandonadas

Despues de pasar por alto este error me voy a hacer el harakiri ortográfico.

Beso desolado

Morgenrot dijo...

Mi estimado Guti;

Tienes salidas para todo, e incluso me estás induciendo a estudiar italiano.

Es muy bello el texto, aunque no lo entienda a la perfección; y la canción, transmite un bienestar tan dichoso como mi sueño, y que sea " sin fin ".

Muchas gracias por regalarme unos versos tan lindo como seductores.

Besos fuertes

N.b.: La Fontana me trae unos magníficos recuerdos

Morgenrot dijo...

Mi muy querido Nuncio:

Siempre me alegra ver tu nombre en mi blog.

Todo es posible, y cuando es bello el sueño perdura sin fin, como la canción anterior.

Espero que tus noches te regalen los deseos más íntimos y profundos que tengas.

Un beso con el alma,

Morgenrot dijo...

Onda,
Gracias por el piropo, pero creo que eres más que indulgente conmigo.

Los surrealistas sueñas despiertos, ese es otro tipo de ensoñación a la que recurro con frecuencia.

Un afectuoso abrazo

Morgenrot dijo...

Misántropo, que me has hecho reír con las " habas ", creo que tú también te has tenido que carcajear cuando hayas visto cómo quedaba el borrón en un texto tan maravilloso, y es que eres un poeta.

Un fuerte beso, de una que no ronca, je,je

Morgenrot dijo...

¡ Misántropo ! , no te hagas el harakiriiiiiiii...

Que te añoraría.

Bowman dijo...

Si el sueño es un que me autoenvío, tengo que empezar a preocuparme: hace mucho que no tengo nada que decirme (y cuando lo he tenido, no me he entendido, como si hablara otro idioma.

Küssen mein Freundin

Morgenrot dijo...

Bowman, ¿ de verdad ?, ¿ no sueñas ?, ¿ no estarás riéndote de mí como con el Doctor " equis " con Fair Lady- de lo que aún me río- ?

Chico, si no sueñas, es que o no te acuerdas o debes empezar a preocuparte... ¿ cómo no te vas a enviar automensajes ? ¿ ni siquiera has soñado con tu famoso coche ?

Eres una caja de sorpresas. Por favor, díme la verdad, que no me lo creo.

Hasta pronto, mi niño.

Bowman dijo...

Quizás deba especificar un poco más. No me he explicado bien.

Tienes razón. Probablemente no me acuerde al despertar. De niño soñaba muchísimo y me acordaba de lo soñado (otra cosa distinta es que lo entendiera, que pocas veces sucedía). Veo que no llegaste a leer mi pesadilla de los pitufos que conté allá por abril (creo que aún no nos conocíamos) pero aún no he descifrado el mensaje.

Ahora sueño poquísimo (o pocas veces lo recuerdo). Y en los casos en que lo he hecho recientemente, tengo la sensación de que eran más recuerdos que sueños. Incluso aunque no fueran reales, eran posibles y racionales. Podian ser fantasía, pero no me parecían muy oníricos, no sé si me explico.

Tambien he de admitir que estoy siempre en Babia, soñando despierto, dándole vueltas a las cosas y elucubrando fantasías. Quizás me envíe esos mensajes despierto (o medio despierto) y mi cansado cuerpo (estrés, horarios...) realmente aproveche y se apague o se quede en stand-by, como si dormir fuera un largo (¡y necesario!) reset. Quizás mi esfera onírica está temporalmente fuera de fase y la disfrute despierto.

Me siento como las muñecas de Famosa (¿tuviste alguna Nancy, por ejemplo?): cuando se colocaban boca arriba en horizontal, los ojos se cerraban. Cuando me acuesto, suena fuerte, pero es como si muriera: la nada más absoluta, como un muñeco (por cierto, no sé si la analogía será acertada pero, de serlo, no lo he sentido desagradable en absoluto, lo que me tranquiliza con vistas al futuro).