martes, 1 de septiembre de 2009

CONFESIONES DE UN ALMA BELLA


" Al igual que es muy agradable la sensación que nos produce ver un hombre de buena constitución, nos resulta también muy placentero observar una ordenada disposición de objetos, cuales quiera que éstos sean, la cual hace presente las decisiones de una mente clara y sensata. Es muy satisfactorio entrar en una casa limpia, aun no siendo de muy buen diseño y la decoración no sea de mucha categoría, pues al menos nos demuestra la presencia de un hombre parcialmente formado. Qué doble sensación de agrado experimentamos , cuando una casa construida para atender las necesidades humanas evidencia que en la misma habita una persona con una sensibilidad más elevada aunque sólo sea para lo material "


Goethe sentencia una vez más en estos párrafos de las " Confesiones de un alma bella " que constituye el libro sexto de " Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister " y que se ha publicado igualmente en libro único. Constituye una biografía que crea el autor basándose en la vida de Susanne Katharina von Klettenberg .
No me quito el sombrero porque no tengo.
A instancias de Sallopilig en el primer comentario a este post , aunque las palabras de Goethe son suficientes , ni sobra ni falta, me atrevería a comentar algunos aspectos del tema.
Puede haber orden en un aparente desorden y desorden en en pseudo-orden.
La raíz está en el hombre mismo, en su razón, su voluntad y corazón.
Dice algún refrán cierto que "si quieres conocer a alguien ve a su casa ". La casa, el hábitat no es más que el reflejo del conjunto equilibrado o no del ser. Su escala de valores y la fortaleza de la voluntad quedan reflejadas como el rostro en un río.
Aquel que haya alcanzado un cierto nivel en el raciocinio, lo aplica a la vorágine de pasiones y sentimientos , los estabiliza no como objetos engarzados, pues el corazón posee razones que la razón no conoce y elementos del sentir se escapan de lo puramente lógico. Esferas distintas detentamos , nuestro acervo es reflectado en cada morada.

21 comentarios:

sallopilig ref dijo...

Cierto. ¿Lo aplicarías al conjunto de emociones y sentimientos? Atrévete, por favor, pero con tus propias palabras.

Saludos.

Morgenrot dijo...

En situación difícil me colocas, Sallopilig. ¿ Sabes que he estado intentado relacionar el concepto de alma bella , el del propio Goethe, el de Schiller y Kant ?, pues todo ello con la disyunción entre lo material y lo espiritual, según Kierkegaard, San Agustín, Goethe, Schiller y Kant.

Estoy en ello.

Intentaré , no obstante, aplicar sólo el tema del " orden" material a la emoción y al sentimiento en un segundo comentario o en una ampliación de esta entrada.

Un beso fuerte

Lázaro dijo...

No sé, quizás Goethe tenga razón, pero a mí no deja de inquietarme una casa perfectamente ordenada. Un beso.

Morgenrot dijo...

Sallopilig estimado, he ampliado la entrada en un sin fin de posibles errores, pues tratar del hombre es más complejo que cualquier logaritmo, tan certero este y tan incierto aquel.

Un abrazo

Morgenrot dijo...

Muy estimado Lázaro, la perfección no existe. Es cuestión de armonía, tan difícil de alcanzar.

Un fuerte abrazo

sallopilig ref dijo...

Gracias Morgen. De verdad. Más que valioso, por lo sincero.

La Rata Paleolítica dijo...

He leído y releído la entrada. Mi mirada se desliza otra vez a la derecha, y leo de nuevo "el lenguaje. una máxima". Vuelvo a la última entrada de sallop. Vuelvo a la tuya.

Armonía es lo que siempre busco, y casi siempre resulta en algo bello. A veces sencillísima, otras veces mas complicada. Dentro y fuera, fuera y dentro. Cuando falta la de fuera, me sostiene la de dentro, y cuando la de dentro se tambalea, me mantengo con la de fuera.
Y se refleja, dentro la de fuera, y fuera la de dentro.
Los humanos la tenemos que buscar siempre porque somos complicados, o mas bien hemos hecho de nuestra vida algo complicado, antiarmónico. Como no la tenemos, buscamos placer en cosas efímeras que nunca nos contentan, y vuelta a empezar. Y en la naturaleza? Que hace que funcione? La armonía total, que ya viene dada, naturalmente, o la total falta de ella?

Animo, Morgen y sallop. Seguir con ello, que disfruto de lo lindo leyendo.
Y sobre todo, gracias por traer a Goethe.

Un placer.

Morgenrot dijo...

Un placer son tus comentarios, querido Jesús, y las gracias son para ti.

Das en el dardo aludiendo a la armonía como eje que sostiene la posible felicidad ; e igualmente apuntas en la diana al afirmar que la no armonía deriva de la búsqueda de placeres materiales que sólo nos conducen a la constante frustración y el desencanto.

¡ Qué mundo este !, siempre en lucha.

Recibe un fuerte abrazo

Morgenrot dijo...

Sallopilig, las gracias , por favor, son para ti.

Tu búsqueda permanente de conocimiento dada tu elevada sensibilidad son elementos que los demás debemos agradecer.

Un fuerte beso

Natalio Ruiz dijo...

Es un lindo tema el del orden. Siempre me ha gustado la definición "disposición de cosas iguales y diferentes en función de un fin".

Y lo que se olvida muchas veces es la relación con el fin, sea en las cosas materiales o espirituales.

Una biblioteca puede estar muy linda ordenada pero si los libros buscados no se encuentran no puede hablarse de orden y lo que nos aparecía como bello nos resultará malo (porque lo bello lo bueno y lo verdadero son coextensibles).

Lo mismo con el espíritu. Variedad de lecturas, de oraciones, de meditaciones, etc. desonectadas de un fin, por más que se hagan de un modo sistemático, serán un desorden y encaminan mal.

Digo, como para tirar un comentario sin finalidad alguna...

Respetos.

Natalio

Morgenrot dijo...

Estimado Natalio:

Los comentarios de Natalio siempre tienen contenido útil para el raciocinio y el espíritu.

Efectivamente no se trata del orden por el orden , es el orden con un fin : la colocación de ideas, valores o materia en función de su importancia y para facilitar el acceso a los mismos. Todo ello crea una armonía personal que se refleja en el entorno material.

Fuerte abrazo, Natalio y gracias por tan buen comentario.

misántropo dijo...

El orden me sugiere siempre
tranquilidad, sosiego, hastío,
un cerebro organizado y frío,
creación esquemática y abstinente.

Beso

Morgenrot dijo...

Misántropo estimado, pues en mi caso es tan sugerente como necesario, me aporta paz, armonía y acción.

No es conveniente la acción sin un orden armónico.

Besos meticulosos...

Daniel Rico dijo...

Muy interesante.

Como decia mi amigo horacio, que es forense, "para conocer a alguien hay que empezar por cortar el esternon con una alicate numero 8."

saludos.!

ana de la robla dijo...

Mmm, en un orden excesivo también se acumulan bajos instintos. Quizá ahí Goethe se quedó ad portas, no supo penetrar en lo importante: la armonía de la que tú sí hablas. Pero para la armonía espiritual e intelectual no hay recetas, sólo actitudes, y un cierto estar fuera del mundo... Un beso, hermosa.

Lupiáñez dijo...

Estupendo post que me deja algo desanimado conmigo mismo: mi casa parece una leonera.
No digo que una casa limpia y ordenada no diga cosas del hombre, la cuestión es ¿son necesariamente buenas? Yo haría una distinción. Limpia, de acuerdo, una casa sucia dice mucho de cualquiera. Pero el orden es una virtud diferente, a mi modo de ver. Mi madre siempre me ha dicho que sin orden no hay limpieza. Y supongo que tiene razón, las madres ya se sabe, el problema sea, quizá, que me lo ha repetido hasta la saciedad.
Enhorabuena, como siempre y un beso.

ONDA dijo...

No se si se puede distinguir una casa del lugar de trabajo, pero me temo que en caso de que no sea así llevo las de perder. Y el hogar con trillizos, también me lo pone dificil...

Morgenrot dijo...

Daniel, todo tiene su orden , hasta para ese conocimiento material del conjunto de vísceras, huesos etc que somos.

Cuando me hagan la auptosia, le recordaré al forense que empiece con ese alicate número 8 . :)

Besos

Morgenrot dijo...

Querida Ana :

En efecto todo exceso es pernicioso, pero en el caso de Goethe y de las " Confesiones ", él entra en la vida y pone voz a una mujer pietista de la época, con todas sus consecuencias y aun no estando de acuerdo con el pietismo.

Ese " cierto estar fuera del mundo " es fundamental, y de hecho es la parte central de las citadas " confesiones ".

Un fuerte beso querida amiga,

Morgenrot dijo...

Querido Lupiáñez:

Estoy con tu madre, " sin orden,no hay limpieza ", es más, hasta para limpiar hay que hacerlo con un sistema, un orden establecido para que se aproveche el tiempo y el esfuerzo empleado.

Y seguro que no tienes una " leonera" , es que serás muy exigente.

Besos fuertes,

Morgenrot dijo...

Onda estimado, es que la persona que representa el alma bella no tenía hijos, si la viéramos con trillizos, seguro que le aportaría mayor dificultad a ese orden armónico.

¡ Qué maravilla, trillizos !

Abrazos