viernes, 13 de junio de 2008

FRANZ KAFKA Y EL PROCESO DEL SER


No es " su " proceso, es el proceso de todo ser humano.
Kafka escribe este libro presentando un mundo absurdo, pero desgraciadamente real; un mundo no ordinario, pero construido de elementos cotidianos.
.
Recuerdo la esencia que me quedó de la película " Fresas Salvajes " de Bergman . El protagonista, en un absurdo sueño, es condenado después de unos exámenes irracionales por el tribunal de su propia vida. Le declaran culpable.
Él pregunta " .- ¿ Culpable de qué ?.-". A lo que se le contesta: " - Culpable de culpabibidad- ".
Pregunta de nuevo , " - ¿ Y cuál es mi condena ? .- ". ".- La Soledad.-".
.
Esta película me lleva de nuevo al tema, a " Der Prozess "
El protagonista de " El Proceso " es Josef K., aludiendo al autor.

" Alguien debía de haber hablado mal de Josef K., puesto que sin que hubiera hecho nada malo, una mañana lo arrestaron ".
.
Son diez capítulos, como diez cuadros, en los que los presentimientos de catástrofe de Josef se van asentando a ritmo fuerte. Nunca sabrá de qué se le acusa, pero si comprende que el tribunal nunca llega a absolver a un acusado, el proceso se puede ralentizar, pero siempre vuelve, está vivo.

Josef K. se encuentra de repente ante la posibilidad de una culpabilidad existencial, que se asocia con la angustia y el miedo. El miedo obsesionaba al propio Kafka, pues el autor veía una posible culpabilidad en todo pensamiento y acción. Todos los hombres pueden ser culpables, la vida es culpabilidad.
Es la paradoja de lo imperfecto acusando y condenando lo imperfecto.




Kafka nace en 1883 en Praga, vivió practicamente en un ghetto judio, aislado de los checos por su condición cultural y linguística germana, y de los alemanes por su condición judia.


Realizó la carrera y se doctoró en derecho, estudió pintura flamenca, escultura cristiana, literatura y filología germana. Su pasión era la escritura, no llegó a casarse por temor a un compromiso que lo alejase de la literatura.

Tenía un concepto romántico del artista, como marginado y enfermo ( era tísico y endeble de salud), aceptaba igualmente las tesis de Schopenhauer y Nietzsche de que el sufrimiento es una parte esencial de la existencia y el único modo de llegar al saber.
Husserl y Brentano influyeron notablemente en nuestro Kafka, en cuanto a la negación de que el hombre pudiese tener un conocimiento directo del mundo externo. El reflejo de este pensamiento lo encontró en uno de los maestros de la literatura germana, a quien Kafka admiraba profundamente: Heinrich von Kleist.

Franz Kafa muere en 1924, no había cumplido los cuarenta años. Su última voluntad fue que se destruyeran todos sus escritos.


26 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Un auténtico genio.
A mi la obra que más me impacto fue "El proceso".

Joaquín dijo...

Según leo, padeció física y anímicamente toda su vida. No sé si la verdad de nuestras vidas sólo son capaces de contarla de manera más descarnada los enfermos. La gente feliz no piensa, no hace literatura.

Atril sin Zeta dijo...

Es cierto que las mejores ideas, los mejores pensamientos los tenemos cuando estamos sufriendo, la gente que no sufre suele ser bastante superficial, copas,risas,falsas amistades etc.
Es paradójico que para decir algo interesante uno tenga que estar jodido (perdón)
un abrazo

ANA DE LA ROBLA dijo...

Hola hermosa: Te recomiendo un libro que sin duda disfrutarás: "Conversaciones con Kafka", de Gustav Janouch.
Un fuerte abrazo desde el exilio (espero volver pronto...)

Ego dijo...

Obviamente, no le hicieron caso. Yo también le tengo dicho a I. que destruya todos mis diarios. Pero me adelantaré.
Los Estopa han hecho una canción, llamada 'Pesadilla', que está basada en 'El proceso'. Pero ellos no lo saben. Al menos Jose, que no tiene muy claro quién es KafKa.
Buen fin de semana!
Un (b)eso...

Alfaraz dijo...

Además, según el diccionario de la RAE :

kafkiano, na.
3. adj. Dicho de una situación: Absurda, angustiosa.

El que se haya reconocido así también dice bastante de la obra del autor, digo yo.

.

Morgenrot dijo...

Natalia, un genio que te deja marcada para siempre una vez que lo has leído.

Personalmente "el proceso" me impactó, pero también " La metamorfosis " ( que tiene un principio y un final de matrícula).
Me falta leer " El Castillo " y " Carta al padre ". Los relatos sí los leí, hubo uno,sobre un circo que me dejó pasmada.

Dios nos otorga estos seres que de alguna manera, complementan nuestras vidas.

Un fuerte abrazo

Morgenrot dijo...

Sí, Joaquín, se pasaba la vida de Balneario en Balneario, cuidándose en exceso, no se permitía ni un te o un café.
Era un hombre difícil y consciente de que vivir es sufrir.

Yo tengo la idea de que " el que no se desplome la cara en el barro" , no tiene ni idea de la vida, por decirlo de un modo metafórico.

Un abrazo

Morgenrot dijo...

Atril, así es. Como he comentado antes a Joaquín, hay que experimntar el profundo dolor de vivir para estar vivo.


Un abrazo

Morgenrot dijo...

Mi muy apreciada Ana, ¡ Cómo me alegra leerte y saer algo de tí !

Se te echa mucho de menos, pero eso no debe influirte para que tu exilio sea lo más gustoso y provechoso posible, que todo pasa y todo llega.

Gracias por la recomendación, sé que viniendo de tí será una gran obra.

Un fuerte beso de quien te tiene en muy alta estima, Ana.

Morgenrot dijo...

Ego, menos mal que no le hicieron caso y espero que a tí tampoco y nos dejes todos esos escritos surrealistas estilo Ulises de Joice, a los que nos tienes acostumbrados.

Lo de Estopa me deja perpleja, si leyera " El Proceso " cambiaría algo de su percepción de la vida.

Un beso fuerte Ego

Morgenrot dijo...

Que se reconozca una situación por el nombre de un autor, está reconociéndose una visión del mundo absurda, pero real, inédita y cotidiana a la vez, imperfecta en lo imperfecto...y todo eso lo plasmó Kafka.

Un autor que te deja marcado, tan marcado como cuando lees a von Kleist, su favorito, e imprescindible.

Fuertes saludos con los calores del sur, que ya han llegado y con fuerza.

Aguabella dijo...

Por una vez estoy de acuerdo en que no se haga la voluntad del autor de est forma ha quedado viva su obra.

Muy interesante Morgenrot.

Besitos

Caballero ZP dijo...

Muchas veces me he planteado lo absurdo de ciertos comportamientos humanos partiendo de la base que se nos presupone seres racionales, tengo que admitir que nunca he presenciado tal grado como el que ha alcanzado nuestro país.
Saludos

zocadiz dijo...

Qué soledad la de Kafka.

El sentimiento de la culpabilidad nos consume, nos devora...que liberador es el saberte comprendido en tus debilidades y acompañado en los placeres.

JL Martínez Hens dijo...

Nunca debí leer el Proceso de Kafka, ya que desde ese momento he vivido como abogado, situaciones parecidas a las de Josef K., sobre todo en las guardias y con la entrada de la ley de los juicios rápidos, donde con las conformidades se producen verdaderas barbaridades con aras de quitarle trabajo a los jueces, todo en un contexto esperpéntico, por nombrar al genio español de lo absurdo, que era Valle-Inclán.

También, me he visto a mi mismo reflejado en el abogado, cuando uno no puede responder a los clientes preguntas como por qué, cuando, etc... y sin embargo uno vive de esas disfunciones y de ese halo de misterio que rodea nuestra profesión.

Os aseguro que este libro no es sólo ficción, sino que sigue vivo en hechos diarios en los Juzgados españoles, y al que denuncia ésto, en un lugar donde todos nos conocemos, le va nada más que regular para mal. Esa es una de las razones por las que no estoy en el Turno de Oficio.

José Luis

Capri c'est fini dijo...

El proceso (y no soy nada original) es el mejor ejemplo de la angustia kafkiana (incluso mejor que en La metamorfosis). Además lo verdaderamente angustiante de El proceso es que Josef K. podemos ser cualquiera de nosotros. Culpables todos de culpabilidad. Bonito homenaje. Un saludo.

Herodes de la Bética dijo...

Siempre me ha llamado muchísimo la atención. Y el libro de "La metamorfosis", mientras más lo leo, más me sorprende.
Magnífico blog. Te enlazo para poder seguirte.
Un fuerte abrazo.

Morgenrot dijo...

¡Hola Aguabella!,
Las personas nos equivocamos, podemos creer que nuestras obras son miserables.

El tiempo pone a cada uno en su sitio, y así ha sido.

Gracias a la fortuna, se conservaron la mayoría de sus obras y creo que esté dónde esté, se alegrará por éllo.

Un abrazo amiga

Morgenrot dijo...

Mi estimado Caballero,

El concepto del absurdo es tan real como muchos otros y dentro de esa realidad, es un concepto cruel, porque desconoces el terreno que pisas y no sabes hacia dónde vas.

En ese plano, tienes mucha razón en lo que dices, pues España está en la incertidumbre del presente y del futuro, y con perspectivas negativas para ese futuro.

Un abrazo

Morgenrot dijo...

Zocádiz,

Curiosamente el otro día estuve en tu blog, había bastante que leer y creo que no realice comentario alguno porque mis hijos reclamaron mi atención.

Quiero volver, cuando tengo esos minutejos en los que puedo estar tranquila para leer, escribir y comunicarme.

El tema de la culpabilidad es bastante engorroso y suele venir de traumas infantiles.

En el caso de Kafka, tuvo problemas cn su padre, quién lo rechazó y de ahí vino su obra " Carta a padre" y su persistente sentimiento de culpa que nunca lo abandonaría.

No vemos, gracias por tu visita.

Morgenrot dijo...

J,L,

Yo también estuve ejerciendo como abogada y después como jefe jurídico en una multinacional. Sé perfectamente lo que cuentas y esa sensación de que no sabes por dónde van a salir las cosas, pues no es en un terreno puramente lógico en el que te mueves.

Todo éllo, suele crear bastante angustia a la persona que es responsable y humana, como creo que es tu caso.

Así que el que hayamos leído el proceso ha hecho que nos venga muchas veces a la memoria.

No sé si has leído " La metamorfosis", porque a mí me recuerda a algo que pudiera suceder en cualquier momento...

Un abrazo y paciencia.

Morgenrot dijo...

Capri, ese ha querido ser mi mensaje, que el proceso del absurdo no es sólo un cuento en una novela, pude ser tan real como que ahora te estoy escribiendo.

¡Cuánta veces hemos dicho , " esto es Kafkiano "!, todas las que hemos sentido que estábamos dominado por el absurdo y perdemos la consciencia real de nuestra propia inocencia .

Un abrazo

Morgenrot dijo...

Gracias Herodes, pero esta mañana te he visto en el blog de ¿ Tumbaíto ?, sí , creo que en ese, y te busqué y enlacé.

Nos visitamos.

Lo de la Metamorfosis es que tiene un principio y un final como pocas obras. Es el cambio que te da la vida en un minuto. Hay mucho que hablar sobre élla.

Un abrazo

Mariana dijo...

Uno de mis libros favoritos, definitivamente!!!
¿De dónde sacaste las ilustraciones que posteaste?

Morgenrot dijo...

Y uno de los míos también.


Las ilusracions las suelo obtener de Google Deutschland, en imágenes- Blder- y con el texto en alemán.

Ahora estoy menos escritora y comentarista, por circunstancias. Espero,antes de irme de viaje, "viajar"- valga la redundancia-a tu blog.

Saludos con afecto, Mariana