miércoles, 28 de mayo de 2008

LAS TRES EDADES DEL HOMBRE. LA VEJEZ



LAS TRES EDADES

Y DIJO LA ESFINGE:

SE MUEVE A CUATRO PATAS POR LA MAÑANA,

CAMINA ERGUIDO AL MEDIODÍA

Y UTILIZA TRES PIES AL ATARDECER.

¿ QUÉ COSA ES ?

Y EDIPO RESPONDIÓ : EL HOMBRE.



No pretendo , ni puedo, acometer un tratado filosófico sobre la vida misma. Debería iniciarlo desde que el LOGOS sustituyó al MITO y ya hay muchos y buenos Tractatus al respecto.

Mi intención es manifestar pensamientos, sensaciones, percepciones, sentimientos... que durante un tiempo están alojádose en mí por circunstancias.

Ví envejecer y morir a mis abuelos, y a mi tía abuela, quiénes me criaron.

El desarrollo de sus vidas, muy plenas todas, terminó en lo decrépito porque llegaron a viejos.

Cuando preguntaba a mi tía abuela qué tal estaba, contestaba :

"En el banco de la paciencia, esperando lo que ha de llegar"

Inteligente sentencia.


Mis padres, no fueron viejos. Se fueron antes.


Ahora me muevo con viejecitos y viejecitas , inertes, moribundos, necesitados, en soledad, sin memoria, sin fuerzas, tan frágiles como bebés, con miradas perdidas, dependientes de otros...

Mis suegros son viejos, y el Alzheimer ha hecho huellas, estragos, en la mente y en el cuerpo de mi suegro. Cuando está en mi casa, cambiamos los pañales con cientos de ¡ Ay!; lo alimentamos con papillas de niño de carrito ; pasa la mayor parte del tiempo en un una silla de ruedas ; no se mueve; no habla; sonríe cuando está espléndido; sufre la imovilidad...y me acuerdo del" banco de la paciencia "de mi tía.





Creemos que no es para nosotros, pero si llegamos , nos sumergiremos en lo absolutamente decrépito.


Quisiera que cada día podamos hacer algo maravilloso por un viejo, como obtener una sonrisa, o abrazarlo, escucharlo, sonreirle, que se sienta querido y se pueda marchar con mayor dignidad.

Ver la vejez de cerca es acercarse al entendimiento . Entre los grandes tesoros para un niño, hay uno único: sus abuelos.


He insertado la última obra de Johann Sebastian Bach, no la terminó, murió ciego y viejo. Es absolutamente magnífica.




20 comentarios:

Joaquín dijo...

Una sociedad está enferma cuando no cuida de sus más débiles: ancianos, enfermos, niños, 'nascituri'...

Se empieza abandonando a los viejos en las gasolineras, y se termina con cualquier cosa.

Un post muy sensible y revelador. ¡Felicidades Morgenrot!

Juan Antonio, el.profe dijo...

Mi padre murió con Alzheimer. Su cuerpo duró dos años más que su espíritu. Dos años viendo la mirada perdida del que fue mi padre, que no reconocía a nadie. Por olvidar, se olvidó hasta de que era un fumador incorregible.
Un saludo, amiga.

Alfaraz dijo...

Es terrible que nuestra sociedad oculte a los viejos porque no se les considere sujetos de consumo.
Mis abuelos murieron en casa, pero si en tu caso además son los suegros, tienes mérito.
Ánimo, desde luego.

.

JL Martínez Hens dijo...

Hace unas semanas hice una entrada en mi blog sobre lo necesario que es escuchar a los ancianos ya que hay muchos que están deseando transmitir sus experiencias y no les prestamos atención, los visitamos de vez en cuando y como por obligación.

Es una pena que en esta vieja Europa, seamos a veces tan egoistas y sobre todo tan idiotas...

Me consta que en países del Tercer Mundo, como Marruecos o Brasil, o incluso en otros segmentos de nuestra sociedad, como por ejemplo los gitanos, los ancianos gozan de un respeto que nosotros con tantos bienes materiales, y tantas obligaciones ficticias a veces como viajar, leer, e incluso bloguear... no sabemos darles, y que es él que merecen. Nosotros no tenemos tiempo, a ellos les sobra y tiene que ser muy duro que no puedas tener cerca a tus familiares en esos momentos, en los que uno sólo espera el final.

José Luis.

Z&Z design - ChZ y Mariespe dijo...

Vives mas, comprendes mas el mundo y a quienes estamos en él, sea buena , sea malo, comprendes mucho mejor las cosas... si, deberíamos valorar mas a las personas de tercera edad...

Y Sebastian Bach no la terminó... a criterio de que... las cosas siempre suceden por algo, tuvo el tiempo justo para conseguir una maravilla, quizá terminada no hubiera sido tan buena :D Saludos mujer!
MARIESPE

Morgenrot dijo...

Joaquín, gracias por tus comentarios, siempre con tanto contenido.

Ni viejos, ni niños, ni "nascituri", ni enfermos, ni nada ni nadie que disminuya el frenesí del hedonismo imperante.

Como si la vida fuera una bufonada permanente...cuando lo que llena es el sacrificio y el intentar vivir cumpliendo los valores que deben regirnos.

Caballero ZP dijo...

La sociedad se equivoca gravemente al darles de lado, bonito post.
Saludos

Morgenrot dijo...

¡ Me dejas pensando lo de " su cuerpo duró dos años más que su espíritu ", y a la vez, como cuerpo y mente están entrelazados, la debilidad del cerebro va minorado el cuerpo.

A veces, me quedo mirando fijamente en sus ojos y perdida la mirada , ves allí todo un universo.

Bellas y duras, como la vida, tus palabras, Juan Antonio

Morgenrot dijo...

Gracias Alfaraz.

Hay valores que te transmiten desde niño y cuando has llegado a la madurez, te percatas de lo asumido que los tienes.

Morgenrot dijo...

Estimado José Luis,
Así es. Queremos tiempo para nuestros placeres: salir, comer, viajar, etc etc

Una máxima que intento tener presente es que " No hay derechos sin obligaciones ", y que primero, están las obligaciones.

Pero el amor al prójimo debe ser un sentimiento mimado y cuidado, porque es difícil ponerlo en práctica.

Morgenrot dijo...

Mariespe;

Seguro que si Bach no hubiera quedado ciego y moribundo, no hubiera compuesto "esta" y no otra melodía.

Las virtudes de los mayores solemos pasarlas por alto, cuando son los que nos enseñan de la vida.

Besos desde el otro lado del Atlántico

Morgenrot dijo...

¡Caballero Z ! ¡ qué voy a decirte a tí que denuncias constantemente en tu blog las acciones más detestable contra los débiles !

Hice una entrada en "tu casa " en la que te informaba que tienes algo para tí en mi blog de Honores , menciones y .... Pues ahí está.

Un abrazo

Natalia Pastor dijo...

Esta sociedad tiene todos los sintomas de la degeneración, de la absoluta decadencia y perdida de valores.
Cuando se margina a los ancianos, se piensa en la eutanasia con el lenguaje trampa de la "muerte digna",se cometen cientos de miles de asesinatos bajo la etiqueta feminazi del "nosotras parimos,nosotras decidimos",se abusa de los niños como mano de obra u objeto de placer sexual, cuando, en suma, se dejan abandanados a los más debiles, es que esta sociedad ha llegado al límite de su existencia y está abocada al abismo.

Morgenrot dijo...

Natalia;

Suscribo cada una de tus palabras, todas y cada una de éllas.

Me tachan de pesimista, de alarmista...Pienso y creo según mis criterios, que coinciden con los tuyos y no por eso, estamos "mal de la cabeza"

Gracias por tu comentario,

El_locomotoro dijo...

Lo que siembres, será lo que recojas.
Si tus hijos ven como maltratas y abandonas a tus mayores, ellos algún día lo aplicaran cruelmente contigo, no lo dudes. Eso deberían de tenerlo en cuenta muchos, pero su egoísmo no les deja ver mas allá.
Los mayores tiene mucho que enseñarnos, si tu quieres aprender, ver el mundo a través de sus ojos, muchas veces es de lo mas tierno y bonito.

Gracias por ser como eres, una buena persona, seguro que eso te hace feliz.
Un beso muy grande Morgenrot, y no cambies nunca.

Morgenrot dijo...

Locomotoro muy estimado por mí,
gracias a tí por tu sensibilidad y afecto.

Hay pocas cosas en el mundo mejor que unos abuelos. Y es hay que transmitirlo a los hijos, pese lo que pese.

Y cada mañana, al levantarme, procuro poner mis egoismos en su sitio, aunque no siempre lo consiga. Vivir y convivir es tarea difícil.

Un beso fortísimo para tí.

Schwan dijo...

No sé dónde leí que los abuelos son archivos de la familia y me hizo gracia la idea.

Pero es que son mucho más que eso, o guarderías para cuando trabajan los padres.

Son personas que nos han dado la vida; y además nos la han ofrecido. Día a día. Qué menos que acogerlos y cuidarlos. Sé que es complicado ver cómo se van apagando poquito a poco como una velita. Como habéis dicho, en muchos casos, nos queda su cuerpo vacío de espíritu; pero su cuidado nos hace crecer aún más como personas; porque siguen ofreciéndonos crecer en dignidad y generosidad.

Morgenrot dijo...

Hermosas palabras ls tuyas, Schwan.

Ayer en el blog de Joaquín ( el primero " ut supra" ), me encuentro con una noticia tan espeluznante como puede llegar a ser el hombre.

Parece mentira ...

A su blog me remito, con el permiso de su autor, Joaquín.

Saludos

Capri c'est fini dijo...

Me encanta esas Tres edades de Tiziano, me parece impresionante. En general son curiosas estas pinturas de temática común, el paso del tiempo. También siempre me ha gustado el clásico enigma de la esfinge. Odio a quien mira a los ancianos por encima del hombro, pero que lo recuerden porque les llegará y no pueden hacer nada de nada para evitarlo. Un beso.

Morgenrot dijo...

Gracias Capri, hermosas palabras las tuyas.

Y me alegro que te haya gustado Tiziano. Intento poner imágenes hermosas, porque aunque no soy entendida en arte, el arte es belleza y luce en cualquier sitio.

Un abrazo,