jueves, 4 de noviembre de 2010

HISTORIAS DEL DÍA A DÍA

Ya anochecido vi un hombre que arratraba las piernas, arrastraba años y el cansancio en sus ojos. Portaba tres pesadas bolsas de un supermercado de precios bajos. La gente pasaba a su lado, y pasamos como si no viéramos a nadie, como si nadie hubiera. Vemos a los conocidos y a los que nos interesan. Los pobres y los viejos, interesan a pocos, a muy pocos.

Pero ese día, también vi como una mujer que arrastraba penas se paró junto al anciano, con breves palabras le tomó la mayor parte de las bolsas y siguió junto a él un camino coincidente. Al cabo de un tiempo élla lo ayudó a descansar en un banco , soltó las bolsas, le deseó suerte y prosiguió sóla su propio camino.

Son historias del día a día

9 comentarios:

Natalio Ruiz dijo...

Es que el gran reto de la misericordia es lograr el movimiento del corazón. En este sentido la compasión como forma de misericordia es el modelo: "padecer con". La anciana como lo padece en carne propia entiende el sufrimiento del otro en la misma situación. ASí uno con los hijos, con cada dolor, etc. Uno va entendiendo a los demás a partir del "padecer con".

El reto es que el miser-cor como movimiento del corazón nos lleve a interiorizarnos antes con el padecimiento del "otro" sin esperar a sufrirlo nosotros primero.

Diría a Cristo a otro Tomás: porque lo padeces lo comprendes, ¡bienaventurados los que comprenden y ayudan sin haberlo padecido!

Respetos cardiólogos.

Natalio

Morgenrot dijo...

Sabias tus palabras , Natalio y esclarecedora de muchas situaciones misericordes.

Lo único a matizar es que no me he debido explicar correctamente, porque la mujer que sintió misericordia era joven, por tanto supo ponerse en lugar del anciano sin conocer los sufrimientos de la edad, así estamos en el último supuesto más sublime, el de aquel que comprende sin haberlo padecido.

Me ha instruído mucho tu comentario, gracias en lo más profundo y respetos más que cordiales.

Astro_logica dijo...

yo también me fijo en cosas como esas MorgenRot.
el caso es q me alegran el dia ;)
un abrazo!!

zocadiz dijo...

Qué historias. La vejez es difícil.

La Rata Paleolítica dijo...

Es una historia importante, y la mujer es también gente importante.
Hay tantas escusas: No es mi problema, llevo prisa, no me complico la vida, que dirán, huy que me mancho, y un largo etcétera. Mirar sin ver es algo en lo que los humanos nos hemos convertido en buenos especialistas, llegando a la estupidez supina de no tener en cuenta siquiera que un día, tu padre o tu madre agradecerán que les tiendan esa mano; O tus abuelos; Incluso tus hijos; Incluso tú puedes verte un día con dificultades arrastrando las tres pesadas bolsas. Pero sin embargo, pasamos de largo.

Tu historia es una pequeña historia del día a día, que como dice Astro_logica, alegra el día.

Besos Morgen.

Astro_logica dijo...

Morgen! ya tengo la carta astral que me pediste. Dame tu email y te la paso.

Morgenrot dijo...

Estimados Astro Lógica, Zocadiz y Jesús, antes que nada disculpen mi silencios y ausencias de respuestas. Resulta que en estos días atrás parte de la tecnología decidió marcharse de mi casa, no sé si será un lamento por mi abandono o una conjura contra mi persona, la cuestión es que todos, y digo todos, mis ordenadores se han quedado "Kaputt". Uno con el disco duro al garete, otro con la tarjeta WIFI fenecida, y ambos sin bateria, más otro sin cargador eléctrico, vamos una ruina que me ha costado tener que comprarme un nuevo portátil.
Así pues estoy estrenando " cacharrito " con vosotros.

Para Astro Lógica: chica ¡ enhorabuena por el nuevo blog !, creo que esta vez has dado en el clavo. Después echaré un rato leyéndolo. Gracias por tus buenos deseos y por la carta astral que le debo a Silvia por su cumpleaños, a ver si le animo algo, que está que no le sale una derecha. Te doy mi e mail: mrgnrt@hotmail.com. Besos fuertes.

Querida Zocadiz, mil gracias por tu vuelta aquí. Se te echaba de menos, espero poder ir a tu blog rápido, mientras te envío un abrazo fuerte.

Para mi estimado Jesús, siempre locuaz y perspicaz.Te confieso que tengo una envidia sana por haber roto tantos esquemas y vivir más humanamente en ese mundo tan real como desconocido para la mayoría de nosotros. Un fuerte abrazo siempre

Julio César Vargas Bejarano dijo...

Querida Morgenrot:
Le puedo llamar así? Aún no conozco su nombre. Ante todo, gracias por su mensaje y comentario de bienvenida. Me he tomado un par de días para escribirle, pues además del trabajo he estado reflexionando en este escrito suyo y en algunas de sus palabras... Por ejemplo, en el modo tan justo y bello como usted habla de sí misma.
Leyendo alguno de sus textos, me da la impresión de tener cierta familiaridad espiritual con usted, en especial por nuestra convergencia en el gran maestro de Frankfurt y de Weimar.
Desde hace un par de años leo y medito el "Fausto", que para mi también ha sido una revelación.
Ahora he retomado - a partir de su sugerencia - la lectura de "Poesía y verdad", que lo había abandonado en la página 15! Así que cuento con una gran motivación. Voy en la descripición de la hermosa (y ahora, según las recientes noticias inundada) ciudad de Frankfurt en la infancia del maestro.
Finalmente, le cuento que estoy escribiendo sobre un tema que me tiene atónito y que en cierto sentido es semejante al texto que corresponde a este comentario. Así como usted está describiendo su cotidianidad, estoy interesado en dar cuenta del "mundo desértico" y en "la época de oscuridad" en que vivimos; me refiero a nuestras ciudades colombianas, y quizá a algunas regiones latinoamericanas.

Desde hace algunos meses estoy escribiendo sobre la violencia; y ahora, que la he conocido usted a través de su blog, de algún modo la he tenido como punto de referencia, pues he pensando en describirle a usted, pero especialmente a las futuras generaciones... el mundo de la vida que nos ha tocado en suerte.
Cordialmente,
Julio C. Vargas

Morgenrot dijo...

Éstimado Julio:

Recibo con sumo interés sus comentarios que contienen matices y razonamientos más profundos de los que la apariencia nos muestra.

La curiosidad bien administrada es un impulso básico del conocimiento y la suya va a quedar satisfecha en cuanto al nombre que "me honra" y que se muestra en mi blog: mi nombre es Aurora.

Como en su caso, el Fausto y las obras de Goethe fueron, hace años, un descrubrimiento que marcó mi vida. El libro que le comenté " Poesía y Verdad " fue el último que leí y uno de los más queridos . Es un texto para leer una vez que la persona ya está " colmada " de Goethe, en el que el " Faust",alter ego del maestro de Weimar, se refleja intensamente.
Los " tocados " por Goethe debemos tener algunas coincidencias espirituales y no somos tantos...

Sobre ese lado oscuro de lo cotidiano de su tierra, me parece un tema hondo, complejo, desconocido y necesario que salga a la luz. Su idea me ha producido una alegría mental y sentimental. Espero que se materialice con la mejor suerte.
Muy ligado a lo anterior está la violencia, inherente al hombre y fuertemente rechazada por mi persona, que huye de ella, la evita y " la torea " cuando la vida me situa en un contexto desgraciadamente agresivo.
Suelo tener en mente aquellas palabras de Polonio a Laertes en Hamlet: " Huye de las disputas y, si entras en ellas, que sea tu enemigo quien huya de ti ".

Un placer escribirle, Julio. Son admirables las empresas que quiere emprender.

Reciba un fuerte abrazo y a ver si termino de preparar un post que tengo en mente y que la falta de tiempo me lo dilata.

Reitero abrazo,

N.b.: puede usted tutearme