miércoles, 2 de diciembre de 2009

SOBERBIA, RENCOR Y FAMILIARIDAD


Foto, Helena Almeida.


Si denunciáramos todo aquello que nos produce dolor por causa de la injusticia, llenaríamos los blogs y ocuparíamos nuestro tiempo en escribir y reflexionar sobre una y otra iniquidad.
Fui testigo involuntario de una tropelía que, por el abuso y la sinrazón , me pareció más delatable que otras.
Ocurre en un restaurante en el que familiares y amigos tomaban unas copas celebrando el cumpleaños de uno de los intervinientes.

Llegado el momento, los invitados se van retirando, van quedando algunos de corazón lleno y unos pocos de corazón roto.

Una subida del tono de voz llama mi atención. Observo un hombre de mediana edad que interpela a una jovencita con enfermedad del alma en sus ojos. Es probable que la chica se hubiera extralimitado en algún comentario dentro del presunto ambiente de alegría y bromas. Es probable que mi percepción pudiera llevarme al error, pero yo sentí el abuso.

Sí, el abuso del individuo, por edad, por acusar fuera de lugar, por vestirse con el escudo eximente de la familiaridad y el bien ajeno, aprovechando la ocasión para escupirle en la cara todo el rencor.

Y sentí la inconsciencia de la joven.

Y sentí soberbia y rencor.

Y sentí jarros de agua fría que bañaban a los demás.

Y sentí el silencio del profundo penar en algún rostro.

Y sentí que hay pasos sin vuelta atrás, y perdones puros que no restauran el puente roto.

12 comentarios:

Daniel Rico dijo...

Que buen texto!

Realmente, cuando el jarron cae al piso y se rompe... hay innumerables mundos posibles donde eso puede suceder de infinitos modo... pero ninguno donde el jarron ascienda y recupere su integridad primigenia...

Siempre es un placer pasar a verte.

Saludos!

La Rata Paleolítica dijo...

Hiere profundamente el alma el ver y sentir abusos así. La tropelía cometida por quien actúa así, escudándose además en su superioridad y/o unas copas de mas, revela una gran cobardía y se le debe hacer saber, alto y claro. Alto, y claro.
Desgraciadamente, por mucha tirita que se ponga, la cicatriz quedará ahí.
Un beso Morgen.

zocadiz dijo...

Perdonar y estar como si nada hubiera pasado me parece casi imposible.
Que bien expresas el sentimiento que esto provoca.

Nuncio Tamallangos dijo...

Siento que tuvieras que vivir esa escena: no es agradable. Y sobre el perdón puro... pocas personas son capaces de eso. Abrazo.

Alfaraz dijo...

Tantas veces la vergüenza ajena suele ser mucho peor que la propia...


Abzos. Mrgrt.


.

sara dijo...

Yo una vez estuve en el lugar del abusador, y sí, es cierto que esa persona lo que encierra es mucho dolor y seguramente está amargado. En verdad él es otra víctima.
Pero al ser adulto debería de haberse planteado ya el cambiarlo en vez de echar sus fantasmas sobre esa niña.
Eres muy sensible, Morgen, para ser una adulta! jejeje
Un beso, Sara

ONDA dijo...

O también bestia y criatura...

Marta de Lara dijo...

Mi querida Morgenrot:

Hacía tiempo que no te visitaba y me encuentro con un texto tan cargado de sensibilidad, que me has hecho sentir los jarros de agua fría cayendo por mi espalda y el silencio de muchos rostros. Felicidades :)

Y también aprovecho para desearte unas muy felices fiestas para ti y los tuyos.

Un beso fuerte.

Natalia Pastor dijo...

Felíz Navidad,Morgenrot.
Que pases una maravillosa Nochebuena en compañía de tu familia y seres queridos.
Un beso.

David C. dijo...

Feliz Navidad. Visita "Cine para usar el Cerebro". Ahi incluyo material de mis ex-blogs.

Claudia Avila Morales dijo...

¿cómo puede usted vivir alla?
Puede usted saberse ajeno,
lejano,
saberse ser un otro,
¿como podemos vivir todos tan solos?

Morgenrot dijo...

Estimada Claudia:

¿ Cómo podemos soportar este mundo ?; decía Santa Teresa, "la vida es como una mala noche en una mala posada ", pero a veces, hasta hay un ápice de justicia. He sido testigo de cómo el inbquisidor ha sido víctima de lo mismo que él le reprochaba a una pobre enferma del alma.
No me alegro, y recordé aquello que decía mi padre: " No hables, no critiques...que te cae encima ".

Gracias por tu visita y recibe un fuerte beso.