martes, 21 de julio de 2009

LA ÚLTIMA PALABRA



" La palabra es el instrumento con el que luchar contra la muerte y contra su efecto más devastador, más allá de la ruina de la carne: el olvido."
Ana Rodríguez de la Robla. " La última palabra ".
.
Entre mis manos cayó un libro sublime: Conversaciones más allá de la ceniza y sesenta epitafios en verso vertidos desde el latín al castellano.
" La última palabra " es la obra ; su autora no podía ser otra más que Ana Rodríguez de la Robla , la escritora que unida a la palabra lucha contra los que se alejan del mensaje de los muertos.
Satisfechos quedarán los autores de esos epitafios, y el lector, atrapado en ellos, recorrerá en un análisis íntimo, las más distintas personalidades, las vicisitudes que la vida les deparó y nos sigue acarreando, en su continuo vaivén.
Es un libro de soledades, una obra con un "antes y un después" ya que supone tal alimento para el espíritu que engrandece a quien por ella sea poseído .
En cada epitafio un ser humano se refleja, con sus circunstancias. Es la vida misma la que se nos ofrece tras el velo de la Parca.
.
" Que la tierra nos sea leve ".
.
N.b.: Gracias Ana por trasladarnos " la belleza " en forma de texto, que hasta el formato es arte. Y disculpa mi pretensión de escribir sobre lo que me supera, tras esto se esconde humildemente mi admiración hacia la obra y fundamentalmente hacia tu gran persona.

21 comentarios:

Daniel Rico dijo...

A mi me gustan mucho los epitafios escritos en runas por los vikins desde la tierra de los Rus hasta el norte de Brasil, y que Borges solia citar.

Tambien me gustan los epitafios graciosos:

"Disculpeme si no me paro para saludarlo"

"¿Ahora me creen que estoy enfermo?"

"Aqui sigue descansando en paz A.D, empleado publico"

En fin, todos deberiamos pensar un lindo epitafio para que nuestros deudos no nos escriban los lugares comunes que adornan las tumbas de los burgueses.

Saludos!

pd: me acorde de Boris Vian: si muero, que la mortaja sea de Armani

Nuncio Tamallangos dijo...

Es una ocasión feliz reencontrarte y, más aún, con una entrada sobre el bellísimo libro de Ana. Coincido plenamente en lo que dices.

Un besote.

zocadiz dijo...

No he pensado en mi epitafio.
Es momento para hacerlo.
Gracias por recordarmelo.
:) nos leemos.

Morgenrot dijo...

Querido Daniel:

Parece que has leído mi pensamiento, pues en boca tenía a Borges cuando escribí el post, y sin embargo, al final, has sido tú quien , justamente, lo " has sacado al baile ".

Muy buenos son los epitafios que indicas. El humor hay que tenerlo hasta para dejar la última palabra.

Te indico el del escritor de comedias, Miguel Mihura, que me hace reír mucho:

" Ya decía yo que ese médico no valía mucho ".

Un abrazo fortísimo y gracias por tus palabras, Daniel

Morgenrot dijo...

Querido Nuncio:

Es recíproco, y lo sabes, el placer de encontrarnos. Como ahora no tienes imagen, te veo como " vestido de blanco " en mi mente...

Supongo que has leído el libro de Ana y creo que es sencillamente exquisito. Ayer por la noche, en cada epitafio , iba apuntando lo que se me venía en mente. Terminé en un diálogo con los finados, que se supone, como dice Ana, que era el propósito.

Un beso profundo

Morgenrot dijo...

¡ Hola , mi querida Zocadiz !

Ya te añoraba.

Aún no se me ha ocurrido un epitafio..., quizás sea el momento.
Me gustaría que pudieras leer los hermosos epitafios que aparecen en el libro, realmente te lleva a un diálogo con cada uno de ellos.

Te visito en cuanto me sea posible, mientras, recibe un fuerte beso.

Natalio Ruiz dijo...

Me sumo al gusto por los epitafios graciosos...

Respetos mortales.

Natalio

ana de la robla dijo...

Hermosa Morgenrot: ¡Qué dicha visitar tu casa y hallar este homenaje lleno de cariño! Llevaba muchos días apartada del mundo bloguero por ocupaciones diarias, sin visitar las casas en las que me encuentro más a gusto, y hoy paso por aquí y me encuentro esta sorpresa... Me has emocionado. No puedo decir más. Un beso, queridísima.

Miguel dijo...

Interesante, habrá que ver de conseguirlo.

¿Todo bien?

Beso.

Morgenrot dijo...

Estimado Natalio:

El sentido del humor acompaña a la inteligencia.
Hay algún que otro epitafio irónico y agudísimo en el libro al que me refiero en el post. Es una obra diferente que nos enseña sobre la vida y la muerte.

Me alegra leerte por aquí.

Recibe un afectuoso saludo desde el otro lado del océano.

Morgenrot dijo...

Mi querida Ana:

Más me ha emocionado a mí el envolverme en esa preciosa joya que es " La última palabra ".
Permíteme que te felicite una y otra vez, y te agradezca las maravillas que nos cedes a los demás.
En mi torre de libros, se ha colocado entre los grandes.

La belleza de tu interior se traslada a todos nosotros.

Un beso y un abrazo tan sinceros como profundos, Ana.

Morgenrot dijo...

¡ Hola , estimado Miguel !

Todo bien, sí. Te agradezco que pases por aquí y tu entrañable pregunta.

El libro está editado en España, pero hoy se puede conseguir a través de internet en todo el mundo. Te aseguro que es un tesoro que hay que tener.

Espero visitarte pronto, hace días que estuve leyendo tus blogs, pero no dejé comentario. A veces me pasa que hasta que no tenga muy claro el asunto, no dejo opinión alguna, por respeto al autor, que merece toda la atención y buen hacer.

Un fuerte abrazo, Miguel.

misántropo dijo...

Con el epitafio a la espera
ya desconecto de este mundo
y me concentro meditabundo,
aterrado corro a tocar madera.

;-)

Morgenrot dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Entre papeles dijo...

Mi madre siempre me sentencia con un epitafio para vivos:
“Es tu sino, hijo" (lo inevitable).
Existe el sino?.
He de leer el libro de tu querida Ana y volver para comentarlo.
Hasta pronto!.

La Rata Paleolítica dijo...

Hola Morgen. Acabaron tus vacas en Alemania, y vuelves con una entrada tan bonita. La espera valio la pena.
Para mi, se acabaron mis vacas Europeas, que se alargaron inesperadamente.
Siempre me ha gustado visitar cementerios, y me gusta leer los epitafios. Se encuentran cosas interesantisimas. Espero tener oportunidad de encontrar el libro de Ana en mi proxima visita a Europa, a saber cuando.

Un abrazo, blanca-orgullosa-de-estarlo, con todo carinio, y alegria de poder volver a disfrutarte, aunque sea desde tan lejos.

Jesus.

Morgenrot dijo...

Toca madera Misántropo, pero la Parca a todos llega, y yo , al fin ya estoy de vueltas, ahora que todo está paralizado en este agosto que parece dormir y siempre nos depara alguna sorpresa.

Beso fuerte

Morgenrot dijo...

Entre papeles estamos todos,pero unos al borde del colapso.

Sabes que me encantaría que leyeras este libro.

Un hasta pronto

Morgenrot dijo...

Estimado Jesús, es decir, "rata paleolítica ", siempre tan afectuoso.

Ya estoy operativa y me he alegrado de leer tu comentario.

Sé que el libro te gustará, es absolutamente exquisito, espero lo puedas conseguir a través de internet.

Te visitaré, recibe un fuerte abrazo

Claudio dijo...

Higinio Marín Muerte Memoria y Olvido

Echadle un vistazo. Vale la pena

Por cierto, de vacaciones con los niños en Lindau. Sehr ausruhend !

Morgenrot dijo...

Gracias Claudio, he entrado en el libro por inet. Me parece un estudio de lo más profundo, efectivamente merece la pena.

Las vacaciones " movidas "..., me alegro por las tuyas junto a tu familia en Lindau.

Con afecto