miércoles, 20 de mayo de 2009

DE POLONIO A LAERTES



POLONIO.- Recibe mi bendición y procura imprimir en la memoria estos pocos preceptos. No publiques con facilidad lo que pienses, ni ejecutes cosa no bien premeditada primero. Debes ser afable, pero no vulgar en el trato. Une a tu alma con vínculos de acero aquellos amigos que adoptaste después de examinada su conducta; pero no acaricies con mano pródiga a los que acaban de salir del cascarón y aún están sin plumas. Huye siempre de mezclarte en disputas; pero una vez metido en ellas, obra de manera que tu contrario huya de ti. Presta el oído a todos y a pocos la voz. Oye las censuras de los demás; pero reserva tu propia opinión. Sea tu vestido tan costoso cuanto tus facultades lo permitan; pero no afectado en su hechura, rico, no extravagante, porque el traje dice por lo común quién es el sujeto, y los caballeros y principales señores franceses tienen el gusto muy delicado en esta materia. Procura no dar ni pedir prestado a nadie, porque el que presta suele perder a un tiempo el dinero y el amigo, y el que se acostumbra a pedir prestado falta al espíritu de economía y buen orden, que nos es tan útil. Pero, sobre todo, usa de ingenuidad contigo mismo, y no podrás ser falso con los demás, consecuencia tan necesaria como que la noche suceda al día. Adiós y Él permita que mi bendición haga fructificar en ti estos consejos.


De Polonio a su hijo Laertes, antes de marchar. Hamlet. W. Schakespeare


Es la espiral de la vida, y aunque los consejos se deban escuchar con vino y las decisiones tomarlas con agua, los preceptos de Polonio merecen meditarse por su prudencia y sabiduría.
No tomo partido por todos, pero sí por la máxima que me quedó grabada y dado su peso específico recuerdo con frecuencia y procuro aplicarla, no siempre con éxito.
El ser enérgico, emprendedor, tenaz, batallador y perseverante es admirable si administra adecuadamente sus habilidades, es deseable y creativo, útil para el resto; no obstante es de sabios alejarse del conflicto como fuente de males.
La disputa nada conveniente depara, esquivar discusiones es sabia decisión. Cuando el conflicto está servido e inevitable "que sea tu enemigo el que huya de ti ".

26 comentarios:

Nuncio Tamallangos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nuncio Tamallangos dijo...

Sabio Polonio.
Se te echaba en falta querida.

Un besote.

PD: Que empanado estoy, como habrás podido comprobar.

Darío dijo...

Gracias por recordarnos uno de los mejores compendios morales de la historia. Hoy hace mucha falta. Y mañana más.

zocadiz dijo...

Sabio consejo de Polonio.
Siempre he pensado que se debe buscar puntos de unión, partir de lo común. Y más que discutir, negociar. ¿Será posible?

Walter L. Doti dijo...

¡Y cada generación piensa que ha descubierto el mundo!

Un afectuoso saludo, Morgenrot!

Morgenrot dijo...

Querido Nuncio:

Sí que estoy en ese mundo de silencios, pero "alguien bueno" tiró de mí, insistió y a él le debo este escrito.

Personalmente eso de que " tiren " de mí, me resulta muy positivo.

Sobre Hamlet, habría tanto que exponer, pero cada uno se queda con algo que le llena más, y en mi caso fueron esas palabras de Polonio.

Gracias y un beso fortísimo

Morgenrot dijo...

Darío:

Bienvenido a esta casa y las gracias son para ti.

Nada le falta ni le sobra al múltiple consejo de Polonio.

Saludos más que cordiales

Morgenrot dijo...

Querida Zoocadiz:

¡ Ojalá que posible fuera !, lo importante es que, al menos, lo intentemos con todas nuestras fuerzas...otra utopía, pero me resisto a no tenerlo presente.

Un beso fuerte

Morgenrot dijo...

Estimado y sabio Walter:

Perfecta apostilla la suya, como suele ser.


Un fuerte abrazo

Alfaraz dijo...

Uno cree que los consejos están muy desprestigiados hoy en día. Claro que puede que sea una muestra más de lo suficientes que nos creemos.

Yo también me alegro del regreso, al fin y al cabo ¿no estamos siempre regresando de algo?

.

Daniel Rico dijo...

Muy bueno, cuanta sabiduria; sera por eso que ambos, padre e hijo, terminan tan bien.

Sumo dos consejos:

1 - Si vas a esconderte a escuchar conversaciones ajenas no lo hagas tras una cortina, pero si lo haces, no uses zapatos con puntera que sobresalgan demaciado.

2- Si vas a batirte a duelo con espadas envenenadas, trata de hacerlo con un esgrimista menos diestro que vos. Y sino, asegurate al menos de tener la antitetanica.

En fin, yo estoy de acuerdo en que hay que ser prudente, pero sin exagerar che, que para cambiar algo en el mundo hay que pisar algunos callos.

Muchos saludos!!!

Dédalus dijo...

Hace poco vi Hamlet en el teatro y tengo frescos aún algunos de los pasajes de la inmortal obra. No recordaba el texto que transcribes, pero es rico e intenso, y cargado de sabiduría.

Un abrazo, Morgenrot.

sallopilig ref dijo...

Hola Morgen. El libro que dices, por desgracia (no los conservo todos y demasiado tiempo: los regalo si los considero interesantes) ya no lo tengo, o al menos eso parece. Creo recordar que se titulaba "Canciones y otros poemas". Era un compendio de comentarios a sus canciones, el origen de las mismas, y sus poemas. Si lo reencuentro, te lo enviaría.

Vaya lo que cuentas. Trasladando las costumbres hasta nuestros días, ¿cómo dejarías estos consejos? Te atreves?

Un saludo afectuoso.

Lázaro dijo...

A mí lo que me atrapan son las formas, la literatura, la hermosa forma de decir las cosas. Sólo por eso, ya merecen la pena. Un saludo.

Morgenrot dijo...

Querido DanielRico:

Los dos consejos que ingeniosamente añades parecen salidos de la misma pluma de Shakespeare.

Y ... estoy de acuerdo con que algo nos tenemos que mojar para cambiar un poquito y a mejor el mundo, en " algún charco nos tenemos que meter ", no sólo se puede pretender a la suma prudencia, aunque de valientes estén los cementerios llenos.

Un fuerte beso desde el otro lado del " charco"

Morgenrot dijo...

Estimado Dédalus:

Hace años que "releí" el Hamlet, y lo que mejor recuerdo son esas máximas de Polonio, me parecieron dignas de rememorarse y ese es el motivo del post.

Un afectuoso saludo

Morgenrot dijo...

¡ Ah , Dédalus !, muy bueno tu " Hugo" en el Alféizar, aunque no he dejado comentario, pues utilizas sistemas diferentes. Evoca al destino y la predeterminación, la culpa y la enmienda, más la voluntad como margen del ser.

Saludos de nuevo

Morgenrot dijo...

Mi muy querido Alfaraz:

Sí, siempre estamos regresando y marchándonos...
Suelo estimar los consejos cuando detrás de ellos hay una persona que se está preocupando por otra. De cualquiera se puede aprender grandes lecciones.

Siempre dichosa de leerte, un beso

Morgenrot dijo...

Querido Sallopilig :

Ante todo , muchísimas gracias por preocuparte de mi petición. Algún día aparecerá y el que primero lo encuentre...a indicárselo al otro, ¿de acuerdo ?.-

Sobre la aplicación a la actualidad de las máximas de Polonio, creo que todas son útiles, sólo habría que modificar la forma de comunicarlas.

Un fuerte beso

Morgenrot dijo...

Gracias Lázaro, el hombre atrapado por algo tan sublime como " la belleza de la palabra ", a ti me uno.

Un afectuoso saludo

ONDA dijo...

Cuán necesarios los clasicos ...

Gracias por esta perla querida amiga

Morgenrot dijo...

Gracias , las tuyas, estimado Onda.

Y sobre lo necesario de los clásicos... la base de toda posible cultura.

Un fuerte beso

Juan Agustín dijo...

Hola morgerot, muy bueno lo de Polonio. te mando un beso desde la argentina y espero seguir en contacto.
Polonio fuera del personaje, existe? hay algun pensador que se llame así? porque ciorán lo nombra y no sabia de donde salía.
saludos,
te dejo mi correo: floresjuanagustin@gmail.com

Morgenrot dijo...

Estimado Juan Agustín:

Sólo conozco este personaje de Shakespeare, aparte de que el Polonio es un elemento químico.
Cuando leí Hamlet, sus palabras me quedaron grabadas por el sentido común que desprenden.
De Cioran he leído algo, aunque me falta mucho.
Bienvenido y saludos, igualmente, para ti y la Argentina.

ALAS dijo...

Buscando este pasaje de Hamlet he llegado a tu blog. Me ha gustado mucho, espero tener tiempo para explorarlo. Enhorabuena y gracias

Morgenrot dijo...

Gracias, Alas. Aquí tienes tu casa.

Cordiales saludos