miércoles, 10 de diciembre de 2008

WIEN, WIEN, WIEN !


Mi fascinante Viena:

Aún retengo en mis retinas las luces de tus amaneceres, las más bellas y sublimes. Esa luces que resaltan el verde agua de tantas cúpulas.

Antes de la aurora, esperaba , cada día, desde ese pequeño ático de la Margaretenstraße, el cambio de la noche al día, el prodigioso espectáculo lumínico, y en la ensoñación de lo extraordinario permanecía hasta que el sol despegaba y alcanzaba altura.
Y tus nublados, hezichados, destellantes en la ciudad de los mil colores. Conjunto perfecto en el frío de tus tejados.

Ayer , te recordaba con ansia, Viena, con la codicia de poseerte de nuevo, y que tú, mi amada ciudad, me hagas tuya, en ese lecho, donde la luna sudaba. Mi vaho se revuelca en el tuyo.

Vuelvo a tí, una y otra vez; y cuando me marcho, mi cabeza se vuelve hacia tu enigmática figura, con la esperanza del regreso y la pena profunda de la ida.

Federico García Lorca: Pequeño Vals Vienés

En Viena hay diez muchachas,/
un hombro donde solloza la muerte/
y un bosque de palomas disecadas./
Hay un fragmento de la mañana./
en el museo de la escarcha./
Hay un salón con mil ventanas./

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.

Este vals, este vals, este vals, este vals,/
de sí, de muerte y de coñac/
que moja su cola en el mar./

Te quiero, te quiero, te quiero,/
con la butaca y el libro muerto,/
por el melancólico pasillo,/
en el oscuro desván del lirio,/
en nuestra cama de la luna/
y en la danza que sueña la tortuga./

¡Ay, ay, ay, ay!/
Toma este vals de quebrada cintura./

En Viena hay cuatro espejos/
donde juegan tu boca y los ecos./
Hay una muerte para piano/
que pinta de azul a los muchachos./
Hay mendigos por los tejados,/
hay frescas guirnaldas de llanto./

¡Ay, ay, ay, ay!/
Toma este vals que se muere en mis brazos./
Porque te quiero, te quiero, amor mío,/
en el desván donde juegan los niños,/
soñando viejas luces de Hungría/
por los rumores de la tarde tibia,/
viendo ovejas y lirios de nieve/
por el silencio oscuro de tu frente./

¡Ay, ay, ay, ay!/
Toma este vals, este vals del "Te quiero siempre"./

En Viena bailaré contigo/
con un disfraz que tenga cabeza de río./
¡Mira qué orillas tengo de jacintos!/
Dejaré mi boca entre tus piernas,/
mi alma en fotografías y azucenas,/
y en las ondas oscuras de tu andar/
quiero, amor mío, amor mío, dejar,/
violín y sepulcro, las cintas del vals.

37 comentarios:

Miguel dijo...

Que bueno, que lindo cuando alguien vivencia tanto un lugar :)

Beso

David C. dijo...

A mi me encanta Arequipa, a ti Viena. Extraño Arequipa como si fuera la universidad donde estudie o primer beso.

Nuncio Tamallangos dijo...

Siempre he deseado viajar a Viena. Después de esta entrada tuya, querida Morgenrot, todavía más. (Y que gran acompañamiento es Cohen...)

Besos.

Bowman dijo...

Vaya, soy un poco más primario y campestre (he estado redisfrutando los videos de viajes a lugares como Escocia ultimamente) pero la verdad es que tus comentarios sobre Viena me están dando ganas de presentarme en el aeropuerto con una maleta y coger el primer avión...

Tal vez debería conocer Viena. Ya va siendo hora.

Küssen

P.D.: Vailaría contigo un vals, pero no quiero pisarte

ONDA dijo...

Te agradezco especialmente la entrada querida amiga.

Mi madre se murió con la ilusión de conocer Viena.

Espero que donde esté ya no sea necesario ese placer que en esta Vida no sintió.

En mi casa de momento nos conformamos con ver esa película tan cursi pero que adoran mis hijos, Sonrisas y Lágrimas, así de clásicos...

Pero ese viaje algún día con mi esposa lo he de hacer y con mi hija Cristina que tiene los mismos ojos azules que su Abuela Lola.

Gracias querida amiga.
Preciosa Prosa digna de estar con esos dos genios Lorca y Cohen.

Gracias por traernos su talento.

misántropo dijo...

Siempre he imaginado Viena
como refugio para melancólicos,
descanso para cerebros lúcidos,
bálsamo para almas que penan.

Aunque un silencio ominoso
a veces recorre sus calles
se detiene en los detalles
y vuelve al silente reposo.


Beso

Pdta: Siempre me ha gustado la versión de Leonard Cohen del Vals vienes, te recomiendo no obstante la versión que canta Ana Belen, la puedes encontrar tambien en goear

ana de la robla dijo...

Qué hermosa ciudad llena de calma y belleza, qué gusto pasearla por la noche, qué museos tan maravillosos, qué concierto más magnífico me traje de allí en el corazón (la Filarmónica con Rattle y Rachling). Ay, y qué guapíiiiisimo es el subdirector del Hotel Sacher... y qué buena estaba la tarta que me regaló :-)
Ganas de volver... Gracias por refrescar recuerdos bellos. Gracias, también, por Cohen.
Küssen.

Morgenrot dijo...

¡Hola Miguel !

Bienvenido.

Es algo cuasi sublime cuando uno encuentra algo que es a lo que pertenece.

No siempre nacemos en el lugar apropiado.

Viena es una experiencia que merece la pena vivir.

Saludos muy cordiales

Morgenrot dijo...

David, ¡ Qué importa Arequipa, que Berlín, que Viena !

Lo fundamental es vivirlo intensamente.

De todas formas, los americanos tenéis a Viena como más lejos. Es Europa, la vieja Europa...y ya es mucho decir

Saludos cordiales

Morgenrot dijo...

Si viajas alguna vez a Viena , querido Nuncio, no olvides colgarte en el pecho la versión que hace Cohen ( que es doctor en literatura por varias universidades, del poema de Lorca) , Para mi gusto es más surrealista, melancólico y profundo que Lorca, aunque las compareciones sean odiosas.

por lo que te conozco, Viene te llenará; pero no hagas un viaje de agencia, suelen ser odiosos. Viena hay que pisarla y hablar con la gente. Es vivirla de lleno.
Y no te olvides de sus luces a la aurora hasta que amacece.

Mil besos

Morgenrot dijo...

Bowman, te acepto un vals, o quizás más de uno. Procuraré no llevar sandalias , por si me pisas.

Sólo te pido que sepas tomar adecuadamente mi quebrada cintura


Mil besos, no dejes Viena por Escocia.

Morgenrot dijo...

Onda, no lo olvides, aunque es un lugar para ir primero en pareja y pisoteralo, libremente.

Cuando puedas, llevas a Cristina, para que sus ojos azules se fundan en el verde agua de las gloriosas cúpulas.

Gracias por tan tierno y bello comentario.

Morgenrot dijo...

Misántropo, te iría como anillo al dedo. Es melancólica y decadente, pero avanzanzadísima a la vez. O sea, que es contradictoria.

Seguro que disfrutarías.

Buscaré la versión de Ana Belén. La de Cohen es que cambia el poema en algunas facetas fundamentales y quizás me guste más su estilo que el de Lorca.

Un besote bien fuerte. ¡ Ah ! la mejor época, el Otoño, pues aún no hace demasiado frío. Aunque la Navidad se vive allí intensamente.

Morgenrot dijo...

Ana,qué me ha gustado tu comentario, puramente de mujer. Los germanos ( y los austriacos lo son ) son guapos a reventar, y además se atreven a ligar contigo, educadísimanente delante de tu pareja, sin que de pie a ésta para la más mínima queja.

Si te digo la verdad, yo cada vez que voy a la germania no paro de tener " Helmuts" detrás, todos hermosísimos y exquisitos y mi marido con la mosca detrás de la oreja...

Fuera de bromas, que no lo son,Viena es para repetir mil veces.

Un beso, meine Freundin.

Idea dijo...

Al igual que muchos de los que sí viajan con tus palabras, nunca estuve en Viena. Sucede que cuando hay que atravesar un océano para descubrir que el pasado también nos pertenece, elegimos el destino presumiendo que tal vez llegaremos a ese territorio en el que encontraremos las huellas.

David C. dijo...

Vivirlo intensamente suena bien.

Alfaraz dijo...

¿Sonará Viena tan bien como Cohen?
Aun estoy por descubrirlo !

Bss.

.

Elvira Coderch dijo...

Tu texto ha aumentado mi deseo de conocer Viena, y la foto preciosa. Sí, los austríacos tienen una manera muy especial de conquistar... ¡ay, qué recuerdos!

Me encanta ese vals de Cohen. Un beso.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

He estado cerca varias veces pero...
Tarde o temprano tendré que ir a impartir clases de vals. ¿Cómo era? izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante, detrás, un, dos, tres. O algo así. Un saludo

Cristian dijo...

Hola Morgenrot,

Mi visita a Viena fue fantástica. Me empeñé en buscar los cafés más escondidos y representativos. El silencio del Café central retumba. Volvería tranquilamente, creo que ahora más que nunca necesito unos días vieneses.

Beso

ONDA dijo...

Gracias por tu deseo, espero que se cumpla, primero como dices con mi esposa y luego con los hijos.

Daniel Rico dijo...

Que sorprendente casualidad:
Acabo de comprarme media docena de panes de viena para acompañar el mate, mientras estoy escuchando valses de Straus.

De acuerdo, es una casualidad bastante tenue, pero por menos que eso he apostado en la ruleta. Siempre perdi.

Un saludo efusivo y que sigas bien de cuerpo y animo.

Terly dijo...

Con mis mayores deseos de que pases tú y tu familia unas felices Navidades.
Un abrazo

VILLANCICO DE NAVIDAD
Terly

Fue un día veinticinco de Diciembre,
cuando nació el Niño Jesús en Belén,
¡Qué frío más grande el de aquella noche!
se helaron los charcos y el pozo también.

María y José cantaban al Niño
canciones más viejas que Matusalén
y los pastorcillos con gracia sonaban
zambombas, panderos y hasta la sartén.

Mientras la mula y el buey resoplaban
y daban calor al Rey en los pies,
los Magos le dieron valiosos regalos
de oro, incienso, mirra y dijeron, amén.

Una estrella brillaba en el cielo
que iluminaba toda Jerusalén,
¡anuncio de Dios que a todos traía
un mensaje de amor, de paz y de bien!...

Fair Lady dijo...

Hola mi querida Morgenrot, no quería irme sin antes desearte felices fiestas y que las disfrutes en compañía de tus seres queridos.

Wien, ayyyyyy, cita pendiente, sólo llegué hasta Salzburg, cuna de Mozart, preciosa por cierto. No sé si habrás estado pero también merece la pena, sobre todo ahora por estas fechas:-)

Un enorme beso meine liebe Freundin, schöne Weihnacht und Frohes neues Jahr.

Morgenrot dijo...

Querida Idea :

El cruzar el Océano se nos hace difícil para muchos, no sólo por el hecho físico en sí, sino porque nos parece que " cambiamos de mundo ". Supongo que esto es un error, que constato cuando cada vez tengo más relaciones con americanos de norte a sur, fundamentalmente con los de habla hispana.

Me gustaría conocer realmente américa del sur, pero no como turista. Casi nunca he viajado de turismo; cuando viajo, ha sido pateando calles y hablando, viviendo, conociendo.

Algunas veces , encontramos lugares a los que nos unimos. Y uno de ellos es Viena. Un destino que recomiendo para " patearla".

Un fuerte beso, Idea.

Morgenrot dijo...

Alfaraz, te la recomiendo. Viena es muy parecida a Berlín en el ambiente socio-cultural.

Igual que tú ya me tienes más que convencida para ir a Venecia, mis deseos es que conozcas tanto Viena como Berlín.( Tu album de fotos se ampliaría mucho, seguro )

Besos más que fuertes para tí.

Morgenrot dijo...

Querida Elvira:

Te deseo fervientemente que puedas hacer ese viaje, pero no de 2ó3 días, se hace corto.

Cohen es uno de mis favoritos de casi toda mi vida.

Besos

zocadiz dijo...

De verdad que Viena es maravillosa, esplendorosa.
Yo fui de peregrina a Austria, porque mi patrona está en Mariazell.
Añoro con regresar.

Morgenrot dijo...

Antonio Ruíz, allí te sale el vals sin aprender, te tomas unas cervezas o vinos blancos del país y , hasta sin música bailas.

besos.

Aún tengo pendiente ir a la casa de libro, pero no se me olvida...

Morgenrot dijo...

Mi muy estimado Cristian:

he estado en tu blog y debo volver con más empeño y tranquilidad.
¡ Cuánta cosa buena por allí !

Tú sí conoces Viena y se nota, hablas de la palabra mágica de esa ciudad, o de Berlín, y ese elemento mágico es el silencio, ese maravilloso silencio de grandes ciudades tan dispares a las latinas.

Ojalá puedas volver a gozar del silencio vienés.

Un beso. Te debo " estudiar" tus últimos artículos ¡ qué pinta tienen... !

Morgenrot dijo...

Estimado Daniel:

Yo soy muy boba y me lo creo todo, así que me " trago " tus panes vieneses y los valses.

Quizás sea una premonición de un posible viaje, no lo dejes.

No suelo jugar a nada de suerte porque no es lo mío. Siempre pierdo.

Gracias por tus buenos deseos, que te los hago recíprocos, un fuerte beso

Morgenrot dijo...

Terly , ¡ Gracias mil por el bello detalle !, el villancico es precioso y la Navidad es mi fiesta favorita.

Ya iré por tu casa con algo del Adviento.

Gracias fuertes y besos

Morgenrot dijo...

Fair, millones de gracias por tu detalle.

No conozco Salzburg y quiero ir, pero tú, Fair, debes ir a Wien. Imperdible, y con tu marido ; sin niñas...y con tiempo.

Por cierto, te deseo lo mejor para tí y tu familia en estas Navidades y en un futuro. Ya sabes lo que te aprecio. Disfruta y apunta buenos propósitos para el año nuevo.

Mil besos fuertes

Morgenrot dijo...

Zocádiz, ¿ acaso alguien que haya estado allí no la añora ? no conozco el caso.

Algo mágico envuelve todo allí y, al igual que tú, quiero regresar con todas mis fuerzas.

Un beso muy fuerte

J. F. Sebastian dijo...

Qué buena la canción del gran L. Cohen, no sabía que era de Lorca. Me encanta.

Morgenrot dijo...

J.F. Sebastian, apreciado amigo,

me gusta personalmente muchísimo Cohen. En este caso, es una versión del pequeño vals vienés de Lorca , que Cohen modifica y altera , y lo hace canción.

Para tu curiosidad, a Cohen le encanta Lorca, de hecho , así se llama su hija.

Saludos

Morgenrot dijo...

Volví. Hace un año que volví. Mejor que nunca, Wien, Wien !